Tuesday, 28 June 2016

¿SON DIBUJOS DE EXTRATERRESTRES? (VIDEO)




Uluru, la montaña sagrada de Australia y los ¿extraterrestres?


Es un sitio sagrado para los pueblos originarios de Australia, y se puede decir que se transforma en algo similar para los miles de turistas de todo el mundo que lo visitan cada año y caen ante el embrujo de su imponente presencia y sus cambios de color, y sobre todo ante ese rojo brillante que adquiere cuando recibe el sol del atardecer. Clarin.com
Uluru, también conocido como Ayers Rock, no es geológicamente más que lo que su nombre en inglés indica: una roca, o para ser más exactos, una formación rocosa compuesta por arenisca que se encuentra casi en el centro de Australia, en el Territorio del Norte, 430 km al sudoeste de la ciudad de Alice Springs y a unos 2.800 de Sidney.
En pleno Red Center, o Centro Rojo, y en el corazón del Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, la formación rocosa se erige como una especie de vigía de casi 350 metros de altura –aunque la mayor parte de ella se encuentra bajo tierra– en medio de un árido y duro desierto, donde las temperaturas promedio superan los 35 grados en verano y las lluvias no alcanzan a 100 mm en todo el año.
Aun así, este monolito de piedra que en 1987 fue declarado Patrimonio de la Humanidad es uno de los monumentos más visitados del país. Tanto, que ha generado una verdadera “industria de la creatividad” o, para algunos, de lo kitsch: se lo puede admirar sobrevolándolo en avionetas o helicópteros, caminando por múltiples senderos de trekking, paseando en camellos, haciendo tours a la luz del amanecer o al atardecer; contratando el Cave Hill tour, que promete una experiencia cultural indígena, o hasta disfrutando de una cena de gala, con manteles, copas de cristal y un buen vino australiano, justo a sus pies, mientras el sitio sagrado va siendo devorado por las sombras de la noche.
Uluru, “el corazón de Australia”, adquiere distintas tonalidades según el sol, y se ve casi gris cuando llueve (AP).
Del Tiempo del Sueño
También llamado “el ombligo del mundo”, Uluru y su vecino monte Kata Tjuta tienen un profundo significado histórico y cultural para los habitantes originarios de la zona, los anangu, para quienes este gran bloque de piedra representa el punto crucial en la intrincada red de rutas del Tjukurpa o Tiempo del Sueño –el principio de todo, la creación–. Aquí, en el lado norte habitaban los pitjantjatjara u hombres canguro, y en el sur, los yankuntjatjara u hombres serpiente. Entre ellos, en torno a Uluru se libraron dos grandes batallas, que aún son rememoradas en cantos y ceremonias de orígenes ancestrales.
Los propios anangu organizan visitas guiadas en las que, además de dar explicaciones sobre la flora y fauna y la vida en la zona, narran algunas de estas leyendas. Como la del lagarto Kandju, que llegó hasta aquí buscando su bumeran perdido, y que se representa en las grietas de la superficie rocosa.
El perímetro de Uluru (de 9,4 km) presenta numerosas cuevas y recovecos con pinturas y grabados, muchos de ellos relacionados con la fertilidad y la iniciación, que los nativos consideran de origen divino. 
 
Y están las pinturas rupestres de los wandjina, seres mitológicos asociados con la creación del mundo. Son figuras que se asemejan mucho a astronautas o extraterrestres, sin boca, con ojos grandes y negros y una cabeza rodeada de una especie de halo o casco, y que dan vuelo a teorías y especulaciones.
Muchas de estas representaciones e incluso zonas –como algunas cuevas– son sagradas para los habitantes locales, por lo que se pide a los visitantes no ingresar ni tomar fotografías. Hay cavernas exclusivas para hombres y otras únicas para mujeres, y no es posible infringir esta regla, pues sólo mirar las pinturas realizadas en la caverna del sexo opuesto puede acarrear terribles castigos por parte de Kandju, el Gran Lagarto. Y hay carteles que solicitan respeto, sobre todo a quienes llegan con la intención de escalarUluru: “No debería hacerlo. No es lo más importante. Lo realmente auténtico es detenerse y oír. Estar atento a todo lo que le rodea. Escuchar y comprender” , dice uno de ellos. Aun así, no son pocos los tercos que ascienden hasta la cima, a contemplar el desierto desde 348 metros de altura.
Según la inclinación de los rayos solares y la época del año, la superficie de Uluru adquiere distintas tonalidades. Su imagen más famosa es la del atardecer, pero quienes tienen la suerte de admirarlo en alguno de los escasos días de lluvia pueden verlo en un infrecuente tono gris plateado cruzado por franjas negras, que son algas que crecen en los pequeños cursos de agua.
Uluru se eleva 348 metros sobre la planicie desértica del centro de Australia (AFP).
Con la entrada de tres días al Parque Nacionalse puede recorrer tanto Uluru como el cercano Kata Tjuta (a 25 km), también llamado monte Las Olgas, un grupo de extrañas formacionestambién sagrado para los pueblos originarios. Kata Tjuta quiere decir “muchas cabezas”, y esa es una de las impresiones que causa este conjunto de cimas, cuya máxima altura es de 546 metros. La leyenda dice que allí arriba vivía Wanambi, la gran serpiente del arco iris, que sólo descendía en la estación seca. Y partes de la montaña se identifican con los liru (hombres serpiente), el hombre canguro malu, o los pungalunga, caníbales gigantes.
Como fuera, Kata Tjuta es sin dudas el complemento necesario de toda visita al desierto rojo de Australia y a Uluru. Y a sus fantásticas leyendas. El lugar perfecto para hacer caso a aquel aviso de los anangu, y detenerse a oír. A escuchar y comprender. O al menos intentarlo.

Thursday, 23 June 2016

ESPECTACULAR VÍA LÁCTEA

Astrónomos obtienen espectaculares imágenes de la Vía Láctea gracias a Gravity


Fotografía facilitada por la ESO de las imágenes del centro de la Vía Láctea captadas por primera vez gracias a GRAVITY, un potente y novedoso instrumento con el que cuenta el Observatorio Europeo Austral (ESO). EFE
Fotografía facilitada por la ESO de las imágenes del centro de la Vía Láctea captadas por primera vez gracias a GRAVITY, un potente y novedoso instrumento con el que cuenta el Observatorio Europeo Austral (ESO). EFE
24 de junio, 2016
Un equipo europeo de astrónomos ha obtenido interesantes y imágenes del centro de la Vía Láctea gracias a GRAVITY, un potente y novedoso instrumento con el que cuenta el Observatorio Europeo Austral (ESO).
EFE
“Estos resultados proporcionan una idea de la innovadora ciencia que GRAVITY será capaz de producir“, describió el ESO en su comunicado, que apunta a los nuevos horizontes “sin precedentes” que la comunidad científica podrá alcanzar gracias a este nuevo instrumento.
El innovador instrumento combina la luz de cuatro Unidades de Telescopio de 8,2 metros (equivalente a la precisión y resolución que alcanzaría un telescopio de 130 metros de diámetro), por lo que capta “mediciones extraordinariamente precisas de objetos astronómicos”.
Según los investigadores, GRAVITYinstalado en el desierto de Atacama, Chile– permitirá obtener observaciones muy detalladas de los campos gravitacionales cercanos al agujero negro central supermasivo, que se encuentra en el centro mismo de la Vía Láctea.
Aunque desde 2002 se conoce la posición y masa de este agujero negro, los investigadores acogieron las observaciones con entusiasmo por su precisión y porque permitirá poner a prueba la validez de la teoría general de la relatividad de Einstein a partir de las mediciones “ultra precisas” de los recorridos orbitales de la estrella S2.
Por el momento, el grupo de astrónomos ha estudiado la órbita de la estrella S2 alrededor de este agujero negro con una precisión “equivalente a medir la posición de un objeto en la Luna con centímetros de precisión”.
Se da el caso además de que en 2018 la estrella S2 orbitará en su punto más cercano al agujero negro, un hecho que no se repetirá hasta dentro de 16 años, por lo que las expectativas puestas en esta innovadora herramienta son muy altas.