Thursday, 16 November 2017

ESTE VIERNES: LLUVIA DE ESTRELLAS

Este viernes llegan las Leónidas, una de las últimas lluvias de estrellas del año

16 de noviembre de 2017 - 07:11
En México, Centroamérica y Suramérica se podrá ver durante las primeras horas de la mañana, antes de la salida del sol, del viernes
  • Sin embargo, el que no pueda disfrutar de las Leónidas no tendrá que esperar mucho para la siguiente lluvia de estrellas. En la noche del 12 al 13 de diciembre se esperan las Gemínidas, más activas que las Leónidas. "Entonces también habrá relativamente poca Luna"
 Los aficionados a las lluvias de estrellas podrán disfrutar la noche del viernes al sábado de las Leónidas, uno de los últimos espectáculos astronómicos del año.
Los expertos esperan que este año, al igual que el anterior, hasta 20 estrellas fugaces surquen el cielo cada hora. Las Leónidas deben su nombre a la constelación del león (Leo), de la que parecen surgir, según la asociación alemana de Amigos de las Estrellas (VdS).
"Las estrellas fugaces de las Leónidas se podrán observar bien este año sin que moleste la luz de la Luna", contó el presidente de VdS, Sven Melchert. Además se espera que aparezcan algunas especialmente brillantes.
En Europa el tiempo será óptimo para su observación en el sur de Inglaterra, en el norte de Francia y en Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Y las primeras horas de la mañana, antes de la salida del sol, serán las más adecuadas; en México, Centroamérica y Sudamérica, en torno a la medianoche.
Sin embargo, el que no pueda disfrutar de las Leónidas no tendrá que esperar mucho para la siguiente lluvia de estrellas. En la noche del 12 al 13 de diciembre se esperan las Gemínidas, más activas que las Leónidas. "Entonces también habrá relativamente poca Luna", señaló Melchert.

Wednesday, 15 November 2017

DESCUBREN OTRO NUEVO PLANETA QUE PODRIA TENER CONDICIONES PARA LA VIDA


Descubren un nuevo planeta a 11 años luz que podría tener condiciones para la vida

Se llama Ross 128b, está a 11 años luz y parece tener una temperatura de superficie de entre -60 y 20 grados. Queda por determinar si hay biomarcadores en su atmósfera.
ross 128 b M. Kornmesser:European Southern Observatory
ross 128 b M. Kornmesser:European Southern Observatory
Cada vez se hacen más frecuentes los hallazgos de exoplanetas, aquellos que se descubren fuera del Sistema Solar. Entonces ¿por qué los astrónomos están tan entusiasmados con la novedad que encontraron girando alrededor de la estrella enana roja Ross 128, en la constelación de Virgo?
Porque Ross 128b, como se llama el nuevo planeta, parece tener condiciones similares a las que hacen posible la vida en la Tierra.
"Las propiedades particulares de este sistema implican que estamos haciendo un pequeño aporte a la búsqueda de una Tierra 2.0", dijo a CNN Nicola Astudillo-Defru, coautor del estudio publicado en la Revista de Astronomía y Astrofísica que presentó al nuevo cuerpo celeste. El científico de la Universidad de Ginebra integra el equipo que hizo los descubrimientos desde el Observatorio La Silla, en Chile, con el gran telescopio de búsqueda planetaria (HARPS) del Observatorio Austral Europeo.
Ross 128b tiene aproximadamente el mismo tamaño que la Tierra: su masa equivale a 1,35 veces la de este planeta. Se halla a 11 años luz (es decir a más de 100.000 millones de kilómetros), pero como la estrella se mueve, se estima que podría ser el vecino más cercano al Sistema Solar en 79.000 años.
También se cree que este nuevo exoplaneta puede tener una temperatura de superficie similar a la de la Tierra, lo cual lo convertiría en un mundo capaz de albergar vida. Cada 9,9 días completa una órbita alrededor de la estrella enana roja: si bien eso sucede porque se halla 20 veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, las enanas rojas son las más frías y débiles del universo y, por eso, la temperatura del planeta se mantiene entre —se estima— entre -60 y 20 grados centígrados.
Pero la característica del sistema que más entusiasmó a los astrónomos es otra. "Ross 128 es una de las estrellas más tranquilas del barrio", dijo a The New York Times Xavier Bonfils, el autor principal del estudio e investigador del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble, Francia.
Sucede que las enanas rojas —como, por ejemplo, la que anima el sistema Trappist, de siete planetas del tamaño de la Tierra— suelen tener erupciones violentas de radiación que podría eliminar la vida apenas comienza, antes de que se pueda estabilizar. Es el caso de Proxima Centauri, que llena de radiación el planeta potencialmente habitable más cercano hasta ahora, Proxima b. Pero Ross 128 es tranquila, sin esas erupciones que "podrían esterilizar la atmósfera del planeta", observó Bonfils.
Queda por entender mucho antes de establecer si Ross 128b podría albergar vida como que se conoce en la Tierra. Por ejemplo, determinar la presencia de biomarcadores en su atmósfera.
Bonfils confía en que la próxima generación de grandes telescopios podrían identificarla presencia de determinadas moléculas alrededor de esta potencial Tierra 2.0: "Sería bastante fácil buscar oxígeno en la atmósfera de un planeta así", ilustró.
INFOBAE

Tuesday, 14 November 2017

¿CÓMO ES LA GALAXIA OCULTA?

Cómo es "la galaxia oculta" que la NASA detectó cerca de la Vía Láctea

El telescopio Hubble captó la primera imagen de la misteriosa entidad IC 342 y permitió extraer sus características. Por qué es muy difícil observarla pese a ser una de las más brillantes del espacio.

La primera imagen nítida de la galaxia oculta (NASA)
La primera imagen nítida de la galaxia oculta (NASA)
15 de nov, 2017
Está cerca de la Vía Láctea, pero no fue hasta recién que pudieron observarla. Es que la galaxia IC 342 implicó un gran desafío para los astrónomos de la NASA. Pasa inadvertida para la mayorías de los telescopios, juega a las escondidas. Sin embargo, hace pocos días el telescopio Hubble logró captar por primera vez una imagen del objetivo cósmico.
Junto a la imagen, la NASA presentó un breve comunicado: "Para que los astrónomos puedan ver la intrincada estructura en espiral de IC 342, deben mirar a través de una gran cantidad de material contenido dentro de nuestra propia galaxia. ¡No es fácil!". Y agregaron: "De allí su intrigante apodo: la 'galaxia oculta'".
La galaxia oculta se encuentra a 13 millones de años luz de la Tierra; una distancia relativamente cercana. "Se se encuentra cerca del ecuador del disco galáctico de la Vía Láctea, donde el cielo está grueso y denso de gas cósmico centelleante, estrellas brillantes y polvo oscuro", detalló la agencia espacial.

La galaxia se encuentra oculta porque está rodeada de pol y gas cósmico (iStock)
La galaxia se encuentra oculta porque está rodeada de pol y gas cósmico (iStock)
Pese a su cercanía, su posición dificulta la toma de buenas imágenes. La IC 342 está sumergida en un espacio de plena actividad. Allí convergen estrellas en formación, el gas y el polvo se unen para formar un espiral alrededor del centro de la galaxia que, más allá de su brillantez, resulta casi invisible.
De acuerdo a los científicos, cada color que se advierte representa un comportamiento dentro de la galaxia. Las zonas en azul muestran áreas calientes donde las estrellas permanecen en formación. Las partes rojas están vinculadas a áreas más frías llenas de gas. Por último, las zonas más oscuras implican grandes concentraciones de polvo.

La galaxia se encuentra a 13 millones de años luz de la Tierra (NASA)
La galaxia se encuentra a 13 millones de años luz de la Tierra (NASA)
Toda la actividad espacial rodea un núcleo muy brillante. Ya en 2013, los astrónomos habían confirmado que se trataba de un tipo específico de región central que se conoce como núcleo HII, lo cual indica la presencia de hidrógeno ionizado, aparente responsable de la creación de múltiples estrellas calientes.
La IC 342 es una galaxia en espiral serpenteante que estaría entre las más brillantes si no fuera por su ubicación rodeada de polvo y gas cósmico, que oculta su presencia. La primera foto nítida que permite extraer más información acerca de sus rasgos.
INFOBAE

ITALIA EN LA BÚSQUEDA EN EL UNIVERSO

VIRGO: El 'oído' gigante que rastrea las ondas del universo desde el centro de Italia



Dos científicos trabajan en el interferómetro VIRGO. (EFE)
Agencias | Roma | 13 de Noviembre de 2017 
En el corazón de Italia hay un sensor gigante capaz de "oír" las señales que llegan de los confines inconmensurables del universo: es el proyecto VIRGO, que busca ondas gravitacionales para desvelar los fascinantes secretos del cosmos.
De acuerdo con un reporte de EFE, el experimento está en una amplia explanada entre las colinas de la Toscana, cerca del municipio de Cascina (centro), y su misión es detectar las ondas gravitacionales predichas por Albert Einstein en su capital "Teoría de la Relatividad General" (1915).
Se trata de una especie de olas que surgen de eventos como el choque de objetos extraordinariamente masivos como dos agujeros negros: estos giran hasta colisionar, provocando la emisión de ondas que se propagan como cuando se arroja una piedra al agua, pero esta vez por el espacio-tiempo, encogiéndolo y alargándolo.
La teoría, discutida por muchos, estaba asentada, pero faltaba una prueba, que ha tardado nada más y nada menos que un siglo en llegar.
Ha requerido la construcción de tres grandes, costosos y sofisticados sensores: dos en EEUU, conocidos como LIGO, y otro en Italia denominado VIRGO, del consorcio franco-italiano Observatorio Europeo Gravitatorio, en el que también colaboran científicos de España, Holanda, Polonia y Hungría.
Desde el cielo, VIRGO, similar a los otros, tiene forma de L: está conformado por dos galerías perpendiculares de tres kilómetros de longitud que se unen en un edificio, creando un ángulo recto.
Dentro de esa instalación, un potente láser proyecta su haz de luz hacia dos espejos situados en el fondo de dos tubos que recorren el interior de dichas galerías, sometidos al vacío para que la trayectoria y precisión del rayo sea imperturbable.
En el edificio, además del láser, ha sido instalado un preciso juego de prismas y espejos para dirigir el rayo, suspendidos a su vez con una serie de péndulos para evitar el "ruido".
Es decir, cualquier fenómeno que pueda alterar el suelo y el sensor, de una sensibilidad tan increíble que puede detectar un seísmo en Japón, explica a EFE la experta española Julia Casanueva, encargada de controlar la posición de los espejos.
Así cuando una onda atraviesa la Tierra deforma su espacio produciendo una variación menor a un núcleo atómico, imperceptible al ojo humano. Pero para eso está VIRGO, que registra cómo sus espejos se han movido, cambiando el rayo de luz.
Las ondas gravitacionales son un hecho
Fueron detectadas por primera vez en septiembre de 2015 por LIGO y su hallazgo ha sido considerado el inicio de una nueva era para la astrofísica, por lo que fue premiado con el Nobel de Física y el Princesa de Asturias.
Pero, ¿por qué es tan importante la detección de estas ondas? Tradicionalmente la astronomía ha conocido por la luz lo que ocurría en el espacio, destellos de lejanos nuevos mundos, pero ahora estas "olas" aportan una información complementaria.
"Antes teníamos ojos y ahora tenemos oídos", explica el español Alejandro Torres-Forné, astrofísico del Grupo de Valencia en VIRGO.
Y es que el fenómeno que provocó la detección de estas ondas fue la fusión de dos agujeros negros, un fenómeno que no genera luz por lo que solo puede apreciarse mediante estas olas cósmicas.
En su opinión, el punto débil de instrumentos como VIRGO o LIGO es su extrema sensibilidad, que les hace detectar cualquier ruido, por lo que "para poder decir que algo es una onda gravitacional tiene que aparecer en varios detectores".
Por ello es esencial la colaboración: la primera onda fue captada por los interferómetros estadounidenses, pues VIRGO estaba en fase de actualización, pero la última, de la fusión de dos estrellas de neutrones, fue registrada por los tres sensores el pasado agosto.
El barcelonés José María González Castro, experto en estudios de luz, explica que VIRGO y LIGO "a nivel de análisis de datos funcionan como un único ente", hasta el punto de que la primera detección se dio gracias al algoritmo de un italiano.
"La idea es avanzar hacia una red de sensores" repartidos por el mundo, apunta Casanueva, un propósito ya en marcha en Japón e India.
El coordinador del Grupo de Valencia, José Antonio Font, cree que estas ondas "están abriendo una ventana al universo que va a ofrecer a las próximas generaciones una visión del cosmos totalmente nueva y fascinante".
Pero para ello defendió la necesidad de "construir detectores en el espacio pues es la única manera de evitar la pérdida de sensibilidad que inevitablemente se produce en la Tierra debido a las vibraciones sísmicas de la superficie".
Todo con un objetivo nada desdeñable: avanzar en el conocimiento del universo gracias a los ecos de sus incógnitas.

Monday, 13 November 2017

EL ASTEROIDE QUE ACABÓ CON LOS DINOSAURIOS DEJÓ A LA TIERRA DOS AÑOS A OSCURAS


El asteroide que acabó con los dinosaurios dejó a la Tierra dos años a oscuras

Un estudio liderado por el Centro Nacional de Investigación del Clima (NCAR) de Estados Unidos, con apoyo de la Nasa, develó la nueva teoría del meteorito de 10 kilómetros de ancho que cayó en México.

El choque del meteorito hace 65 millones de años desencadenó terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas (NASA)
El choque del meteorito hace 65 millones de años desencadenó terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas (NASA)
14 de nov, 2017
Dos años de oscuridad perpetua, similar a la de una noche de luna. Ese habría sido el efecto sobre la luz del Sol de las cenizas generadas por los gigantescos incendios tras el choque de un asteroide contra la Tierra hace 66 millones de años y que exterminó a los dinosaurios.
Un estudio liderado por el Centro Nacional de Investigación del Clima (NCAR) de Estados Unidos, con apoyo de la NASA y de la Universidad de Colorado Boulder, que publicó ayer PNAS, se centró en examinar los drásticos cambios en el clima terrestre después del impacto de aquel meteorito de diez kilómetros de diámetro.

El choque provocó grandes fuegos y enormes cantidades de ceniza, que habrían oscurecido la luz del Sol durante casi dos años
El choque provocó grandes fuegos y enormes cantidades de ceniza, que habrían oscurecido la luz del Sol durante casi dos años
El choque provocó grandes fuegos y "enormes cantidades de ceniza", que habrían oscurecido la luz del Sol durante "casi dos años", la fotosíntesis se habría detenido durante año y medio y el planeta experimentó un drástico enfriamiento, lo que contribuyó a la gran extinción que marcó el final de los dinosaurios.
Los expertos emplearon un modelo por computadora para crear un panorama detallado de cómo habría sido la Tierra al final del Cretácico, una información útil para que los paleobiólogos entiendan mejor por qué algunas especies murieron, sobre todo en los océanos, mientras otras salieron adelante.
Especies muertas
Más de tres cuartas partes de las especies que vivían en la Tierra, incluidas todas las de dinosaurios no aviares, desaparecieron en la transición del Cretácico al Paleógeno y las evidencias muestran que esa gran extinción se produjo cuando un gran meteorito cayó en lo que hoy es la península de Yucatán.

La luz solar desapareció y la fotosíntesis no se pudo hacer, por lo que los animales herbívoros murieron
La luz solar desapareció y la fotosíntesis no se pudo hacer, por lo que los animales herbívoros murieron
La colisión se supuso que desencadenó terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas y los científicos calculan que la fuerza del impacto pudo haber lanzado rocas vaporizadas muy por encima de la superficie terrestre, donde se habrían condensado en pequeñas partículas llamadas esférulas.
Al volver a caer a la Tierra se habrían calentado por la fricción hasta temperaturas lo suficientemente altas como para encender fuegos y abrasar la superficie terrestre.
El científico del NCAR y director del estudio, Charles Bardeen, explicó que se centraron estudiar las consecuencias a largo plazo de la gran cantidad de cenizas que consideran que se produjeron.
La simulaciones señalan que las finas cenizas calentadas por el Sol ascendieron a la atmósfera hasta formar una barrera que bloqueó la mayor parte de la luz solar que llegaba a superficie terrestre.
Noche de luna
"Al principio habría sido tan oscuro como una noche de luna", explicó en un comunicado otro de los autores del estudio, Owen Toon, de la Universidad de Colorado Boulder.

El impacto del meteorito fue en lo que hoy es México
El impacto del meteorito fue en lo que hoy es México
Mientras el cielo recuperaba paulatinamente su luminosidad, las plantas no pudieron realizar la fotosíntesis durante más de año y medio, según las simulaciones.
Puesto que la mayor parte de la plantas terrestres habrían perecido en el impacto, la oscuridad habría influido, sobre todo, en el fitoplancton que sustenta la cadena alimenticia marina.
La pérdida de la luz solar se tradujo además en un marcado descenso de las temperaturas medias, con una caída de 29 grados en la tierra y 11 en los océanos.
Sin embargo, aumentó la temperatura de la estratosfera pues la ceniza en suspensión absorbía la luz directa del Sol, lo que provocó la destrucción del ozono, que se vio acelerada por otros procesos químicos, y al disiparse la cenizas permitió que llegaran a la superficie terrestre dosis nocivas de luz ultravioleta.
Aunque los expertos consideran que este nuevo estudio ofrece una imagen consistente de cómo pudieron influir en el clima las grandes cantidades de ceniza, indican que este tiene sus limitaciones.
Entre ellas citan que la simulación se hizo sobre un modelo actual de la Tierra y no de cómo podría haber sido durante el Cretácico, cuando los continentes tenían una posición ligeramente diferente y la concentración de gases también.
Con información de la agencia EFE
INFOBAE

Sunday, 12 November 2017

LA EVIDENCIA CIENTÍFICA QUE RESTA ESPERANZAS DE VIDA EN MARTE


La evidencia científica que hunde las esperanzas de hallar vida en Marte

Según un grupo de investigadores escoceses, este planeta contiene "un coctel tóxico" de sustancias químicas que pueden destruir a cualquier organismo vivo. Las razones.

La NASA ansía cumplir las 5 fases propuestas para conquistar Marte (iStock)
La NASA ansía cumplir las 5 fases propuestas para conquistar Marte (iStock)
13 de nov, 2017
Desde hace años, la llegada del hombre a Marte se convirtió en la gran obsesión espacial. De hecho, el presidente Donald Trump instó a la NASA para concretar el desembarco en el Planeta Rojo antes de culminar su potencial segundo mandato. En este contexto, es sabido que Marte posee uno de los ambientes más inhóspitos del Sistema Solar.
En los últimos días, los científicos afirmaron que su superficie es aún mucho menos acogedora de lo que se creía. Una extracción de diferentes compuestos de Marte hizo que los especialistas encontraran un "cóctel tóxico" de sustancias químicas que podrían destruir a cualquier ser u organismo vivo que habite el lugar.
Jennifer Wadsworth y Charles Cockell, investigadores de posgrado en astrobiología de la Universidad de Edimburgo, Escocia, llevaron a cabo experimentos con partículas conocidas como "percloratos". Estos compuestos, que se encuentran de forma natural y sintética en la Tierra, son muy abundantes en el suelo marciano, como lo han confirmado varias misiones de la NASA que los han detectado en diversos sitios del planeta.

El “planeta rojo” es el gran sueño espacial de los astronautas
El “planeta rojo” es el gran sueño espacial de los astronautas
Los percloratos, a temperatura ambiente, son compuestos estables, pero en altas temperaturas se vuelven activos. Los científicos querían estudiar cuál sería la reacción de los percloratos en temperaturas extremadamente frías, como la de Marte. Simulando allí las condiciones de vida, detectaron que los compuestos también pueden activarse en esta situación.
Hace un meses, la NASA comunicó un programa especial en donde develó 5 fases para que el hombre logre conquistar Marte: "La agencia está liderando los próximos pasos en el espacio profundo cerca de la Luna, donde los astronautas construirán y comenzarán a probar los sistemas necesarios para llevar adelante misiones a destinos espaciales complejos, incluyendo a Marte".
En el informe escocés, se refleja que los resultados fueron incluso más drásticos cuando los investigadores agregaron al experimento óxidos de hierro y peróxido de hidrógeno, otros dos compuestos que son comunes en el suelo marciano. En un período de 60 segundos, explicaron los científicos, la combinación de percloratos irradiadados, óxidos de hierro y peróxido de hidrógeno aumentó 10 veces la tasa de muerte de la B. subtilis comparado con las células que habían sido solamente expuestas a la radiación ultravioleta.

Donald Trump sueña con que la NASA logre habitar Marte antes de 2025
Donald Trump sueña con que la NASA logre habitar Marte antes de 2025
Esto sugiere que el planeta "es mucho más inhóspito de lo que previamente se pensó. Los datos muestran que los efectos combinados de al menos tres componentes de la superficie marciana, activados por la fotoquímica de la superficie, hacen que la actual superficie sea mucho menos habitable que lo que se pensó previamente", detallaron los científicos en el estudio publicado en Scientific Reports.
Según los científicos el ambiente donde podrían existir más posibilidades de vida podía estar a dos o tres metros debajo de la superficie, donde cualquier organismo pueda protegerse de la intensa radiación. "A esas profundidades, es posible que la vida marciana pueda sobrevivir", explicó Wadsworth.
INFOBAE

Saturday, 11 November 2017

LOS COLORES DEL UNIVERSO

Los colores del universo

El cosmos posee una gama de tonalidades mucho más rica y extensa que la que pueden ver nuestros ojos. Hoy, gracias a los telescopios, podemos maravillarnos con esa realidad de colores invisibles.
12 de Noviembre de 2017
 Por Rolando Dünner, Académico del Instituto de Astrofísica de la U. Católica de Chile
Ver el mundo en colores es algo que sin duda nos encanta y alegra la vida. Pero ¿qué dirían al saber que los colores del arcoiris no son más que una pequeñísima gama dentro de la extensa paleta que ofrece la naturaleza, gran parte de la cual está vedada para nosotros?
Los colores del universo recorren todo el espectro electromagnético —desde las ondas de radio hasta los rayos gama— pintándolo todo de las más variadas tonalidades y matices que escapan de lo imaginable. Si bien son invisibles al ojo humano, tal vez con la ayuda de instrumentos astronómicos, y un poco de imaginación, podemos reconstruir el espectáculo.
La Vía Láctea, por ejemplo, con sus majestuosos brazos espirales salpicados de estrellas rojas, amarillas y azules, se vuelve mucho más impactante al incorporar a la escena su aura de tonalidades de radio, dibujada por flujos de campo magnético y dominado por los tonos decamétricos característicos de la radiación de sincrotrón. Más cerca del disco, notamos que el color está saturado de un tono limpio y monocromático conocido como radiación de 21 cm, propia de las nubes de hidrógeno neutro.
Si aumentamos el contraste veríamos cómo dicho tono varía levemente a lo largo del disco, delatando la rotación de la galaxia a través del efecto Doppler. Al llegar a los tonos milimétricos y sub-milimétricos el espectáculo se vuelve más interesante. Las nubes moleculares nos deslumbran con los más sutiles y variados tonos, texturas y matices. Cada molécula colorea con sus líneas espectrales —su huella digital— las regiones frías de la galaxia, las que son cuna de sistemas planetarios y quién sabe, quizás también de la vida.
El estudio de la astroquímica promete abrir esta nueva frontera del conocimiento, explorando el origen de ambientes complejos y ricos como el de nuestro planeta. Regiones oscuras a los ojos —como el famoso "saco de carbón" de los cielos chilenos— brillan en todo su esplendor en esta banda Rolando Dünner En el infrarrojo destacan las nubes de gas y polvo.
Regiones oscuras a los ojos —como el famoso "saco de carbón" de los cielos chilenos— brillan en todo su esplendor en esta banda. Junto a su radiación térmica característica, el polvo dispersa la luz de las estrellas circundantes, brindando visos polarizados que, si bien adornan el paisaje, son un dolor de cabeza para quienes estudiamos la radiación de fondo cósmico.
Más allá de la tradicional luz visible, reino de las estrellas, llegamos al ultravioleta. Aquí la escena está dominada por astros calientes y jóvenes, o aquellas ancianas que aun se niegan a morir. A estas temperaturas la materia se encuentra en estado de plasma, produciendo un resplandor teñido sólo por unas pocas líneas espectrales, como es el caso de la famosa "serie de Lyman" del hidrógeno. Pasado este límite, solo quedan fuegos artificiales y efectos especiales.
 La radiación de altas energías comienza en los rayos X, alcanzando a los súper-poderosos rayos gama. Se trata de un mundo de supernovas, cúmulos de galaxias, estrellas de neutrones y míticos agujeros negros. Aquí solo los eventos más energéticos y espeluznantes tienen derecho a voz y voto. Y si lo anterior ya es sorprendente ¿qué pensarían si les dijera que hoy no sólo podemos ver el universo, sino que también escucharlo?
Las ondas gravitacionales —recientemente detectadas por los observatorios LIGO y Virgo— constituyen una manera totalmente nueva e independiente de observar el cosmos, expandiendo nuestros sentidos a nuevos y bellos fenómenos, como la fusión de dos agujeros negros. No es por nada que sus artífices, Barry Barish, Kip Thorne y Reiner Weiss, recibieran el premio Nobel en física 2017.
 Fuente: Emol.com

Friday, 10 November 2017

SUBASTAN CIENTOS DE FOTOS DE LA NASA

Se subastarán 445 fotografías del espacio tomadas por los primeros astronautas de la NASA

  La casa de subastas Skinner Auctioneers and Appraisers ofrece al público centenares de imágenes inéditas de las misiones Mercury, Gemini y Apollo en un evento llamado "The Beauty of Space".

Buzz Aldrin caminando sobre la superficie de la luna en 1969 durante la misión Apollo 11 (izquierda) y su huella (derecha) (AP)
Buzz Aldrin caminando sobre la superficie de la luna en 1969 durante la misión Apollo 11 (izquierda) y su huella (derecha) (AP)
Alrededor de 445 fotografías tomadas por astronautas estadounidenses serán subastadas por Skinner Auctioneers and Appraisers en la ciudad de Boston, estado de Massachusetts.
La colección, llamada "The Beauty of Space" (La belleza del espacio), incluye la primera imagen de la Tierra tomada desde el espacio, de John Glenn, y la primera foto del planeta desde la superficie de la Luna, de Neil Armstrong.

En esta foto de 1969, el astronauta Buzz Aldrin camina sobre la superficie de la luna durante la misión Apollo 11. Reflejado en su visor, podemos ver a Neil Armstrong, quién tomó la foto (AP)
En esta foto de 1969, el astronauta Buzz Aldrin camina sobre la superficie de la luna durante la misión Apollo 11. Reflejado en su visor, podemos ver a Neil Armstrong, quién tomó la foto (AP)
La casa de subastas advirtió que el evento será el primero que se centra exclusivamente en fotografías tomadas por astronautas de la NASA durante el apogeo de la exploración lunar, de 1961 a 1972.
Según Michelle Lamunière, una especialista en fotografía fina en Skinner, las imágenes son valiosas no solo por su valor científico e histórico, sino también por su calidad artística.
"Aunque el objetivo principal de los astronautas era registrar sus actividades, se inspiraron en lo que vieron, creando imágenes que trascienden la documentación", dijo.

La huella del astronauta Buzz Aldrin sobre la superficie de la Luna durante la misión Apollo 11 (AP)
La huella del astronauta Buzz Aldrin sobre la superficie de la Luna durante la misión Apollo 11 (AP)
Además, la casa aseguró que las imágenes son todas originales, muchas de las cuales llevan marcas, leyendas y números de identificación auténticas de las misiones espaciales Mercury, Gemini y Apollo. También incluyen retratos de astronautas y tomas de los ejercicios de entrenamiento de los mismos.
Las fotografías fueron adquiridas de científicos y empleados de la NASA por un anónimo colector privado. Tendrán un valor de entre 300 y 9.000 dólares, anticipó Skinner.
INFOBAE

EL DESCONCERTANTE ASTEROIDE "SUICIDA" QUE VIAJA AL REVÉS HACE UN MILLÓN DE AÑOS


El desconcertante asteroide "suicida" que viaja al revés hace un millón de años

Denominado Bee-Zed, además de ir en sentido inverso, es el único en orbitar a Júpiter. El increíble mecanismo de protección que evita la colisión y le permite sobrevivir.

El asteroide Bee-Zed orbita en sentido inverso (iStock)
El asteroide Bee-Zed orbita en sentido inverso (iStock)
10 de nov, 2017
Por definición, los asteroides orbitan al Sol en sentido contrario a las agujas del reloj. Su movimiento es constante. No se detiene. Sin embargo, en los últimos días, astrónomos observaron un fenómeno que llamó su atención: uno de los objetos, al que llamaron Bee-Zed, orbita en sentido inverso.
De los 800 mil asteroides de los que hay registros en el Sistema Solar, 82 de ellos viajan al contrario del resto. Más allá de esta peculiaridad, el estudio que publicaron en la revista Nature señala que el Bee-Zed o 2015 BZ509 tiene una característica que lo vuelve aún más excepcional. Es el único objeto que se dirige en marcha atrás que, a la vez, comparte plano orbital con otro planeta.
Bee-Zed orbita el poderoso Júpiter. Tal característica lo convierte en un "suicida" ya que el riesgo de colisión con sus 6.000 asteroides co-orbitales es muy alto. "Es el único asteroide de todo el Sistema Solar conocido por tener una órbita opuesta y retrógrada alrededor del Sol y al mismo tiempo compartir el espacio orbital de un planeta", aseguró Paul Wiegert, coautor del estudio.

El asteroide orbita en forma inversa  Júpiter (iStock)
El asteroide orbita en forma inversa  Júpiter (iStock)
Pese al riesgo de colisión, hace por lo menos un millón de años que sobrevive y parece que no tendrá problemas en el futuro. ¿Cómo lo logra? De acuerdo a los investigadores, el curioso fenómeno tiene lugar porque el propio Júpiter se encarga de preservarlo. En cada pasada que realiza el asteroide, el planeta gigante lo desvía con la fuerza de su gravedad de su camino, lo que permite que ambos continúen su viaje sin damnificados.
La extraña sincronicidad entre el planeta y el asteroide debería permitir a Bee-Zed continuar con su supervivencia por al menos los próximos millones de años. La predicción se basa en cálculos y análisis obtenidos gracias a la cámara binocular del telescopio que se encuentra en el monte de Graham, Arizona.

La gravedad de Júpiter desvía de su camino al asteroide (iStock)
La gravedad de Júpiter desvía de su camino al asteroide (iStock)
A pesar de que Bee-Zed cruza el plano orbital de Júpiter, nunca se acerca demasiado. La posición más cercana entre ambos objetos fue de unos 175 millones de kilómetros; un equivalente aproximado a la distancia entre la Tierra y el Sol. Por lo pronto, el asteroide no colisionará con Júpiter. Lo que aún resta por saber es si se estrellará con otra de las rocas que orbitan al planeta.
"No sabemos dónde están todos los troyanos de Júpiter, así que no podemos determinar las probabilidades", explicó Weigert. "Dadas sus dimensiones relativas y el volumen de espacio que orbitan dentro, las probabilidades son solamente cerca de 1 en mil millones de una colisión cada vez que Bee-Zed circunda su órbita, pero los asteroides troyanos no tienen el mismo 'mecanismo de protección dinámica' que protege a BZ de las colisiones con Júpiter: solo tienen que confiar en la suerte".
INFOBAE