Monday, 24 April 2017

TRUMP PIDIÓ A LA NASA QUE UN ESTADOUNIDENSE PISE MARTE DURANTE SU MANDATO


Foto: Reuters
Donald Trump, presidente de los EEUU. Foto: Reuters
 24 de abril, 2017
El presidente de EE.UU., Donald Trump, pidió hoy a la NASA “acelerar un poco” sus planes de exploración espacial, cuya meta es enviar humanos a Marte en la década de 2030, para que un estadounidense pise el planeta rojo durante su primer mandato o, “en el peor de los casos”, en un eventual segundo.
EFE
Trump expresó ese deseo durante una videoconferencia con la comandante de la Estación Espacial Internacional (EEI), la estadounidense Peggy Whitson, quien acaba de batir el récord de permanencia en el espacio para un astronauta de EE.UU., con un total de 535 días fuera de la Tierra.
Whitson, de 57 años, superó a la 1.27 hora local de Washington (5.27 GMT) de este lunes a su compatriota Jeff Williams, quien hasta hoy tenía el récord de permanencia entre los astronautas estadounidenses con un total de 534 días en el espacio.
A través de una videoconferencia transmitida en directo por el canal de televisión de la NASA, la agencia espacial estadounidense, Trump conversó con Whitson y con el ingeniero Jack Fischer, ambos tripulantes de la EEI.
Desde el Despacho Oval, sentado junto a su hija Ivanka y la astronauta Kate Rubins, Trump dio la enhorabuena a Whitson “en nombre de toda la nación” por su “increíble récord”.
Por su parte, Whitson declaró que es un “gran honor” para ella haber batido el récord y poder estar en la EEI, al anotar que es “un momento muy apasionante” para trabajar en la NASA por todos los proyectos pendientes, entre ellos las futuras misiones tripuladas a Marte.
A finales de marzo pasado, Trump firmó una ley que otorga a la NASA un total de 19.500 millones de dólares en fondos para el actual año fiscal y fija como objetivo de la exploración espacial enviar humanos a Marte para la década de 2030.
En un momento de la conversación, el presidente preguntó a Whitson sobre el estado de los planes de la NASA para enviar humanos cerca o a la superficie de Marte y cuándo esa hazaña será posible.
Whitson respondió que, como está recogido en esa ley firmada en marzo por Trump, poner un pie en Marte será posible “aproximadamente” en la década de 2030, al subrayar que un vuelo espacial de ese tipo “requiere mucho tiempo y dinero”, y que hace falta “cierta cooperación internacional” y un enfoque global para que el proyecto tenga éxito.
“Bueno, queremos tratar de hacerlo durante mi primer mandato o, en el peor de los casos, durante mi segundo mandato. Así que vamos a tener que acelerar eso un poco, ¿de acuerdo?”, pidió Trump a continuación.
Trump será presidente hasta enero de 2021 y, en caso de que se presente a la reelección y gane, su segundo mandato se prolongaría hasta comienzos de 2025.
En octubre pasado, el entonces presidente Barack Obama afirmó que EE.UU. iba por “el camino correcto” para, con la cooperación entre el Gobierno y los innovadores privados, lograr la meta de enviar humanos a Marte.
En 2011, la NASA puso fin a los vuelos de sus transbordadores espaciales y, desde entonces, depende de Rusia para llevar a sus astronautas a la EEI.
Actualmente varias empresas privadas, entre ellas Boeing y SpaceX, están trabajando para llevar a cabo misiones tripuladas para trasladar a los astronautas estadounidenses a la EEI sin depender de terceros países.
La comandante de la EEI y el ingeniero Fischer dieron hoy a Trump detalles de los trabajos actuales que están realizando de cara a la exploración del espacio profundo, entre ellos tratar de entender la microgravedad y el tratamiento de la orina humana para hacerla potable.
Cuando concluya su misión en la EEI y regrese a la Tierra el próximo 3 de septiembre, Whitson habrá pasado 666 días en el espacio, con lo que se convertirá en la séptima astronauta del mundo que más tiempo ha pasado fuera del planeta en la historia.
Whitson tiene ya los récords de la mujer astronauta de mayor edad que ha volado jamás en el espacio, la primera mujer comandante de la EEI y la que más caminatas espaciales ha hecho, con ocho.
El récord absoluto de permanencia en el espacio lo sigue teniendo el cosmonauta ruso Gennady Padalka, con un total de 879 días.
Precisamente este fin de semana Padalka, de 58 años, anunció su decisión de retirarse, según informó el Centro de Preparación de Cosmonautas (CPC), pese a que estaba dispuesto a participar en una sexta misión a la EEI y llegar a los mil días en el espacio pero veía que no tenía opciones.

Saturday, 22 April 2017

DESCUBREN PLANETA MUCHO MÁS GRANDE QUE JÚPITER

planeta 
El grupo de astrónomos Microlensing Observations in Astrophysics ha anunciado el hallazgo del exoplaneta masivo MOA-2016-BLG-227Lb, cuya masa es 2,8 mayor que la de Júpiter. La distancia entre ese mundo y la Tierra es de aproximadamente 21.000 años luz.
22 de abril, 2017
Para este descubrimiento, los astrónomos emplearon la técnica de la microlente gravitatoria, que incluye el método de detectar los planetas extrasolares que circulan alrededor de sus estrellas progenitoras.
Tras divisar este nuevo planeta, los científicos continuaron con sus observaciones del gigante utilizando tres telescopios situados en Hawái. Esta campaña permitió detectar parámetros básicos del MOA-2016-BLG-227Lb.
Los especialistas informaron que el nuevo exoplaneta se halla fuera del sistema solar y que pertenece a los planetas súper-Júpiter, aunque su masa es mucho más grande que la de Júpiter. Su estrella madre es probablemente una enana M o K, situada en una protuberancia galáctica.
Los autores sostienen que una investigación más profunda del MOA-2016-BLG-227Lb podría aclarar más detalles sobre el sistema planetario recién descubierto.
El exoplaneta fue descubierto el 5 de mayo del año pasado con el uso del telescopio MOA-II, pero fue anunciado el 6 de abril del 2017 en la página web oficial de la Universidad de Cornell.
(Con información de Noticias24)

Friday, 21 April 2017

LLUVIA DE ESTRELLAS EN EL FIRMAMENTO

 Lluvia de estrellas "Líridas" tendrá su momento de mayor actividad este fin de semana El tradicional evento, que se verá hasta el 25 de abril, mostrará hasta 20 meteoritos por hora.

 La lluvia de estrellas "Líridas", uno de los fenómenos anuales más llamativos en el cielo, tendrá su mayor momento de actividad deste fin de semana, coincidiendo con el inicio del "Día de la Tierra", que se celebra este 22 de abril.
22 de abril, 2017
El evento tiene su origen en el cometa Thatcher (C/1861 G1), descubierto en abril de 1861 por el astrónomo amateur A.E. Thatcher y que, debido a su órbita de 415 años, no volverá a asomarse cerca del planeta hasta el año 2276. Pero su paso deja huella en una lluvia de meteoritos que se puede apreciar todos los años durante la segunda mitad de abril. Tradicionalmente, las "Líridas" son visibles desde el 16 y hasta el 25 de abril, pero esta noche tendrá su mayor actividad, con expertos pronosticando hasta 20 meteoritos por hora durante la madrugada del sábado.
Un detalle importante es que la fase de la luna (menguante) podría facilitar la observación, al no emitir tanta luz como la luna llena que hubo para el evento del año pasado. ¿Cómo ver el fenómeno? "Primero que todo, estar en un lugar donde no esté nublado, y segundo, lejos de la luz artificiales, lejos de las ciudades. En lugares como cerros o en el campo", recomienda César Fuentes, astrónomo de la Universidad de Chile y del centro CATA.
Dado el origen en el hemisferio norte, la región norte del país (desde la Región de Antofagasta) tendrán los mejores lugares de observación. Se espera que el momento de mayor actividad de las "Líridas" ocurra cerca de las 9:00 horas del sábado, pero durante las horas previas también mostrará una actividad importante.
"Son bastante brillantes", comenta Fuentes. "Se pueden ver hasta 20 por hora, aunque en algunos eventos pueden ser mucho más fuertes, dependiendo de si la Tierra pasa por el medio de la estela que dejó el cometa". Quienes no quieran salir a ver el evento en vivo podrán seguir una transmisión del telescopio online Slooh, que empezará este viernes a las 18:00 horas. Fuente: Emol

Wednesday, 19 April 2017

SER Y NO ESTAR, EL DILEMA DE PLUTÓN

Ser y no estar, el dilema de Plutón Al final, ¿es o no Plutón un planeta? Vuelve la pregunta y se reaviva el debate en la comunidad científica.

 20 de Abril de 2017
Por Márcio Catelan, Académico del Instituto de Astrofísica de la U. Católica de Chile
Por muchas décadas, desde su descubrimiento por Charles Tombaugh en 1930, Plutón disfrutó el estatus de planeta. Todos aprendimos que Plutón es el noveno planeta del Sistema Solar, y el más lejano (en promedio) del Sol. Pero esto cambió en agosto de 2006, cuando la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés) estableció una nueva definición del término "planeta", lo que rebajó a Plutón de condición a "planeta enano".
 La IAU es la entidad que reúne a los astrónomos profesionales del planeta, y es la responsable de las definiciones oficiales utilizadas en el área. Cabe notar que su decisión no fue autocrática, sino el resultado del debate y de la aprobación de los astrónomos reunidos en su Asamblea General de 2006, realizada en Praga, República Checa.
 ¿Está Plutón entonces enfrentado a un dilema cuasi-Shakespeareano, entre "ser" un planeta, pero ya no "estar" clasificado como tal? El estatus de Plutón en el "club planetario" empezó a derrumbarse luego del descubrimiento de Eris, ubicado incluso más lejos que la órbita de Plutón, y de tamaño comparable. Eris posee su propia luna, bautizada como Disnomia; Plutón, en cambio, tiene seis y la más grande es Caronte. Estudios futuros, con el Telescopio Espacial Hubble, perfectamente podrían descubrir más satélites de Eris. ¿Sería entonces Eris el décimo planeta? ¿O Plutón y Eris tendrían una naturaleza distinta?
La segunda alternativa fue la elegida en 2006. Si la nueva definición propuesta por ese equipo engancha, Plutón no solo recobraría su estatus planetario, sino que lo compartiría con un gran número de objetos del Sistema Solar Márcio Catelan Según la nueva definición, un planeta no solo debe orbitar el Sol y tener forma aproximadamente esférica, sino que también haber logrado "limpiar" su órbita. Justamente por encontrarse inmersos en un vecindario tan "sucio" como el Cinturón de Kuiper (con un gran número de objetos remanentes de la formación del Sistema Solar), a Plutón y Eris se les asignó la categoría de planetas enanos.
El mismo destino tuvo Ceres, cuyo diámetro es muy similar al de Plutón, pero que está ubicado en el Cinturón de Asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter. Ceres, desde su descubrimiento en 1801 por Giuseppe Piazzi y hasta mediados de ese mismo siglo, también estuvo clasificado como planeta, hasta que los astrónomos se percataron que se trataba simplemente del más grande entre muchos asteroides. Completan la lista de planetas enanos Makemake y Haumea, también en el Cinturón de Kuiper.
 Sin embargo, no todos los astrónomos quedaron conformes con la decisión de la IAU, y las espectaculares imágenes obtenidas con la sonda New Horizons de la NASA, que se acercó a Plutón en julio de 2015, han brindado nuevos ánimos para cuestionarla. Según esas imágenes, lejos de ser un "trozo de hielo muerto", Plutón es un objeto celeste fascinante, con una geología compleja, un océano subterráneo, y una atmósfera estratificada.
Es en ese contexto que un grupo de astrónomos, que incluye a varios de los científicos involucrados en la misión, hace pocos días propusieron una nueva definición de planeta basada en aspectos geofísicos, en vez de orbitales como en el caso de la actualmente vigente.
Si la nueva definición propuesta por ese equipo engancha, Plutón no solo recobraría su estatus planetario, sino que lo compartiría con un gran número de objetos del Sistema Solar, incluso más allá de los ya mencionados Eris, Ceres, Makemake y Haumea. Como lo señalan los autores del trabajo, ya no serían 8 o 9 los planetas del Sistema Solar, sino ¡del orden de 110!
 Así, para tristeza de los nostálgicos, si es que Plutón volviera a llamarse planeta, difícilmente volvería a gozar el mismo estatus que tuvo durante el siglo XX, como miembro de un pequeño y muy selecto "club planetario".
Fuente: Emol.com

Tuesday, 18 April 2017

UN ASTEROIDE GIGANTE SE ACERCARÁ A LA TIERRA ESTE MIÉRCOLES

La roca tiene 600 metros de diámetro. Según la NASA, no supone un peligro
(iStock)
(iStock)
"Si bien no existe ninguna posibilidad de que el asteroide entre en colisión con nuestro planeta, estará muy cerca para un objeto espacial de este tamaño", precisó la agencia espacial estadounidense en un comunicado.
Denominado 2014-JO25, el asteroide mide aproximadamente 650 metros de diámetro y pasará a 1,8 millones de kilómetros de la Tierra, es decir, algo menos de cinco veces la distancia entre el planeta azul y la luna.
La última vez que el 2014-JO25 visitó la Tierra se remonta a 400 años atrás y no volverá a pasar cerca de ella hasta dentro de, por lo menos, 2.600 años.
El objeto espacial pasará cerca del planeta tras haber esquivado el Sol y luego continuará su camino hacia Júpiter, antes de volver hacia el centro del sistema solar.
En 2004, Toutatis, un asteroide mucho más grande — de 4,6 km de largo por 2,4 km de ancho, con forma de cacahuete— pasó a 1.549.719 km, es decir, cuatro veces la distancia entre la Tierra y la Luna.
La NASA también estimó que no presentaba ningún riesgo para el planeta, al menos durante 558 años, cuando volverá a pasar cerca de la Tierra, esa vez a una distancia mucho menor.
La próxima visita de un objeto espacial de grandes dimensiones no está prevista antes de 2027, cuando el asteroide 199-AN10, de 800 metros de diámetro, se acercará a unos 380.000 km a la Tierra (la distancia Tierra/Luna).
La visita del 19 de abril es una "oportunidad excepcional" para los astrónomos y los aficionados de observar el cielo, subrayó la NASA. Su superficie, dos veces más reflectante que la de la Luna, sería visible para un pequeño telescopio durante una o dos noches.
Con información de AFP
infobae

Thursday, 13 April 2017

¿DE QUÉ COLOR SON LOS OBJETOS EN EL UNIVERSO?

¿De qué color son los objetos en el universo? La verdad tras las fotografías del cosmos nos lleva a preguntarnos qué es lo que realmente ven los telescopios.

13de abril, 2017
Patricia Sánchez-Blázquez
Académica del Instituto de Astrofísica de la U. Católica de Chile
Seguro que muchos de ustedes han visto las imágenes espectaculares del telescopio espacial Hubble de nebulosas planetarias, regiones de formación de estrellas, galaxias, etc. Estas imágenes nos impactan por la belleza de sus formas y de sus colores. Pero, ¿son estos colores reales? Esta es una pregunta que recibimos a menudo los astrónomos.
La luz no es más que una onda electromagnética (una oscilación en los campos eléctricos y magnéticos que se propaga por el espacio).
La frecuencia de la onda o el ritmo al que oscila determina el color. Así, una onda que oscila a un ritmo aproximado de 400 trillones de veces por segundo será capaz de producir una señal en los receptores visuales de color rojo (los seres humanos tenemos de tres tipos: rojos, verdes y azules, llamados conos), la que llegará hasta nuestro cerebro haciéndonos "ver" el color rojo.
En cambio, una onda que oscile a un ritmo de 550 trillones por segundo nos hará ver un color verde, y una onda que oscila a un ritmo a medio camino entre el rojo y el verde, excitará por igual a ambos los receptores y producirá la sensación de amarillo.
Hay animales que tienen muchos más de tres tipos de receptores del color. Algunos lagartos o aves tienen cuatro o cinco conos distintos, o la galera, un crustáceo, está equipado con dieciséis receptores cromáticos distintos. Literalmente estos seres pueden ver una gama de colores que nosotros no podemos ni imaginar.
Tomando imágenes a través de los filtros rojos, verde y azul podemos crear una imagen completa y de un color similar a la que verían nuestros ojos Patricia Sánchez-Blázquez Entonces, volvamos a la pregunta original. ¿Son reales los colores de las imágenes que recibimos del telescopio espacial Hubble?
La respuesta es sí y no. Las cámaras más sensibles (mucho más que las cámaras digitales en color que tenemos en nuestros teléfonos móviles) son capaces de capturar un mayor número de fotones, pero sólo ven "en blanco y negro". Entonces, ¿de dónde vienen los colores?
El telescopio tiene varios filtros que pueden aplicarse para permitir entrar luz que oscile, únicamente, en cierto rango de frecuencias. Tomando imágenes a través de los filtros rojos, verde y azul podemos crear una imagen completa y de un color similar a la que verían nuestros ojos si pudiéramos ir hasta el objeto en una nave.
Sin embargo, los astrónomos usamos telescopios no sólo en el rango visible del espectro electromagnético, sino también en los rangos infrarrojo, radio, submilimétrico, ultravioleta, Rayos X, etc. , fuera del rango de frecuencias capaz de ser detectadas por nuestros ojos. Para representar estos rangos de longitudes de onda, les asignamos colores artificiales. Además, cuando el gas presente en las galaxias está caliente, emite luz en frecuencias muy concretas que vienen dadas por los elementos químicos (hidrógeno, oxígeno, azufre…) presentes dentro de ella.
 Los astrónomos diseñaron "filtros especiales" para dejar pasar sólo la luz emitida por esos elementos químicos y medir la intensidad de estas líneas. Y si captamos toda esta información, ¿por qué no añadirla a nuestras imágenes?
Muchas de las fotos espectaculares que publicamos en los medios son el resultado de esta composición de "colores" artificiales. De esta manera, gracias a una íntima combinación de ciencia y arte, las técnicas sofisticadas que se esconden tras las imágenes del Hubble nos permiten contemplar toda la belleza que encierran estos objetos, a la vez que nos posibilitan profundizar cada vez más en la comprensión de nuestro universo. Fuente: Emol.com

Wednesday, 12 April 2017

UN DIA COMO HOY, HACE 56 AÑOS, EL HOMBRE VIAJÓ AL COSMOS

Un día como hoy, hace 56 años, el hombre viajó al cosmos por primera vez


Yuri Gagarin. Foto tomada de elcomunista.net.
Yuri Gagarin. Foto tomada de elcomunista.net.

Era miércoles. 12 de abril. 1961. El cosmonauta soviético Yuri Gagarin llega al espacio en la nave Vostok 3KA-3, más conocida como Vostok 1. Era el inicio de una era.
Según se dice, el vuelo duró 108 minutos en total. Gagarin habló por radio, comió. El objetivo primordial de todo consistía en conocer si un ser humano podía sobrevivir en aquel medio.

Friday, 7 April 2017

CAPTAN FUEGO ARTIFICIALES COSMICOS DE LA FORMACIÓN DE UNA ESTRELLA

Captan desde Chile los "fuegos artificiales cósmicos" de la formación de una estrella El radiotelescopio ALMA permitió la observación de la explosión ocurrida en la constelación de Orión a unos 1.350 años luz de distancia.
Berlín, 8 de abril, 2017
Un equipo europeo de astrónomos captó el nacimiento de una estrella, una espectacular explosión similar a fuegos artificiales, en la constelación de Orión, a unos 1.350 años luz de distancia. Los expertos del Observatorio Austral Europeo (ESO), a través del radiotelescopio ALMA –instalado en el norte de Chile–, lograron registrar en alta definición este fenómeno "violento y explosivo" mientras exploraban los restos del nacimiento de un grupo de estrellas masivas, según un comunicado de la organización.
Los hechos se captaron en una densa y activa fábrica de formación de estrellas llamada Nube Molecular de Orión 1 (OMC 1) que forma parte de la conocida nebulosa de Orión y parecen "una versión cósmica de fuegos artificiales con serpentinas gigantes que salen disparadas en todas direcciones".
 "La potente erupción que se desencadenó", prosigue el comunicado, "hizo que tanto las protoestrellas cercanas como cientos de colosales chorros de gas y polvo, en forma de serpentinas, salieran despedidos hacia el espacio interestelar a más de 150 kilómetros por segundo". Este cataclismo, según estimaciones de la ESO, liberó tanta energía "como la que emitiría el Sol en 10 millones de años".
 Más allá de la belleza de las imágenes, las instantáneas revelan además "importantes detalles" para los expertos sobre el proceso del nacimiento de una estrella. Según la ESO, arrojan luz sobre estos fenómenos y ayudan a "los astrónomos a entender la fuerza subyacente de la explosión", y qué "impacto" tienen estos acontecimientos en la "formación de estrellas por toda la galaxia".
Por ejemplo, se ha constatado que este tipo de explosiones, cuya duración se estimaba "relativamente breve" puede durar "unos pocos siglos". Las estrellas nacen cuando una nube de gas cientos de veces más masiva que nuestro Sol comienza a colapsar bajo su propia gravedad y algunos núcleos llamados protoestrellas se acercan entre sí hasta chocar, provocando violentas explosiones.
Fuente: Emol.com

Tuesday, 4 April 2017

SONDA QUE LLEGÓ A PLUTÓN PARTIRÁ A NUEVAS AVENTURAS EN EL ESPACIO

 La sonda espacial que llegó a Plutón ahora se adentrará al Cinturón de Kuiper.
 
Cabo Cañaveral, 5 de Abril de 2017
New Horizons viajará unos 750 millones de kilómetros más para estudiar un objeto llamado 2014 MU69 que tiene un tamaño del 1% de Plutón, un cuerpo que se encuentra en la zona de penumbra del  Sistema Solar.
 La sonda espacial New Horizons de la NASA se encuentra a medio camino entre Plutón y su próxima escala, un cuerpo mucho más pequeño.
La nave se dirige ahora a un objeto mucho más distante llamado 2014 MU69. Al igual que Plutón, el objeto se encuentra en la zona de penumbra conocida como el Cinturón de Kuiper de nuestro sistema solar, pero tiene apenas 1% del tamaño de ese planeta enano.
MU69 se encuentra casi 1.600 millones de kilómetros más allá de Plutón y la agencia espacial espera que llegue a MU69 el próximo 1 de enero de 2019. "Ese vuelo de observación impondrá la marca del mundo más distante explorado en la historia de la civilización", comentó el experto Alan Stern, del Instituto de Investigación del Suroeste, en un comunicado.
Como a New Horizons aún le faltan por recorrer 750 millones de kilómetros, la sonda comenzará esta semana un periodo de hibernación de cinco meses. A pesar de que la nave se desplaza a gran velocidad, sufre un proceso de desaceleración gradual a medida que se aleja del Sol.
Además de dirigirse hacia MU69, New Horizons estudiará a distancia unos 25 cuerpos del Cinturón de Kuiper dentro de su viaje.
Esta sonda logró llegar a Plutón en julio de 2015 -nueve años después de su despegue desde Florida, Estados Unidos-, transformándose en su primer visitante proveniente de la Tierra, oportunidad en que envió a la NASA las mejores imágenes que se han capturado del planeta enano.
La sonda espacial actualmente se encuentra a unos 5.700 millones de kilómetros de la Tierra y continúa alejándose para descubrir zonas del Sistema Solar que no han sido estudiadas con este detalle.
Fuente: Emol.com

Saturday, 1 April 2017

QUE PASARÍA SI UN ASTEROIDE IMPACTARA LA TIERRA



1 de abril, 2017
Los datos no dejan lugar a dudas: no ocurrirá, no hay peligro. El asteroide 2012 DA14, que mide unos 44 metros de diámetro, no impactó con la Tierra.  El 2012 DA14 pasó muy cerca, a unos 27.700 kilómetros de la superficie, mucho más cerca que varios satélites que orbitan alrededor del planeta. ¿Cuáles serían los efectos si hubiera chocado realmente contra la Tierra?
Para responder a esta pregunta lo primero que tenemos que saber es cuánta energía podría liberar el asteroide 2012 DA14 si chocara contra la Tierra. Según Denton Ebel, director de la División de Ciencias Físicas y curator del departamento de Ciencias Planetarias del Museo Nacional de Historia Estadounidense (en Washington), otros tres científicos  Robert Marcus, H. Jay Melosh y Gareth Collins, se hicieron esta misma pregunta
Estos científicos calcularon hace tres años la energía liberada por un asteroide hipotético de 50 metros de diámetro y una densidad de 2,6 gramos por centímetro cúbico, a una velocidad de 12,7 kilómetros por segundo, estrellándose contra la Tierra en un ángulo de 45º. Sería un escenario bastante similar al del 2012 DA14, que tiene 44 metros de diámetro y, según Ebel, "podría tener una densidad de 2,6 gramos por centímetro cúbico" dada su composición rocosa.
Los cálculos de Marcus, Melosh y Collins resultaron en un total de 3,3 megatones de energía cinética en la entrada del asteroide, con una onda expansiva de energía de 2,9 megatones en un punto situado a 8,5 kilómetros de la superficie, es decir, más o menos la altura a la que vuelan los aviones comerciales.
¿Qué significa esto? Básicamente que un asteroide de este tipo, con mucha probabilidad, explotaría en el aire, liberando una energía equivalente a 138 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima el 9 de Agosto de 1945 Una explosión de estas características sobre una ciudad como Londres, Madrid, Moscú, Tokio, México, o Nueva York sería de proporciones catastróficas. 
Pero... ¿y si realmente tenemos mala suerte?
Asumamos que es pequeñísima probabilidad es la que al final ocurre. Sabemos que si un asteroide de 44 metros de diámetro estuviera en trayectoria de colisión directa con la Tierra, muy probablemente no impactaría en la superficie.
Los científicos creen que un asteroide de este tipo entraría en la atmósfera con una inclinación de 45 grados. Si fuera así, el enorme calor generado por la compresión del aire en la parte frontal del asteroide haría que explotara en el aire, no en la superficie. El efecto destructivo se reduciría considerablemente.
Desgraciadamente, eso no significa que las ciudades estén a salvo. El 30 de junio de 1908, un asteroide solo un poco mayor que el que pasará hoy cerca de la Tierra, se estrelló en Siberia, Rusia. No había ninguna ciudad cercana al lugar de la explosión, que ocurrió entre 5 y 10 kilómetros de la superficie, pero la onda expansiva arrasó unos 80 millones de árboles sobre un área de 2,150 kilómetros cuadrados. Para hacernos una idea, la población de Nueva York vive en un área de 783,8 kilómetros cuadrados.
Eso es asumiendo un ángulo de entrada de 45 grados. Un ángulo de entrada mayor podría causar de hecho mucho más daño y afectar a un área más extensa. Sin embargo, si el asteroide es muy grande, el daño puede ser devastador igualmente aunque el ángulo de entrada sea menjor. Por ejemplo: los cráteres de Río Cuarto, causados por el impacto de un meteorito que ocurrió hace 10.000 años en la actual provincia de Córdoba (Argentina). Se estima que el ángulo de entrada pudo ser de 15 grados y resultó en un poder destructivo 30 veces mayor que el de Siberia. 
Las buenas noticias
Según Ebel, las consecuencias de un impacto directo serían muy locales, no se desencadenaría ningún fenómeno global, no habría "invierno nuclear", cambio climático artificial ni nada por el estilo. La destrucción estaría reducida a la zona geográfica donde el asteroide impactara.