Tuesday, 24 January 2017

INCÓGNITA EN LA NASA SOBRE PROGRAMA ESPACIAL

¿Marte o la Luna? El incierto futuro de la NASA en la era Trump El Presidente de Estados Unidos ha declarado anteriormente su intención de resolver los problemas en la Tierra antes de pensar en otros lugares del Sistema Solar, lo que pone en riesgo las intenciones de pisar el planeta rojo en la década de 2030.

 

25 de Enero de 2017 
 ¿Marte o la Luna? Primero hay que reparar los agujeros en suelo estadounidense, así respondió Donald Trump a un niño durante un acto de campaña. Este fue sólo uno de los momentos en que los científicos comenzaron a temer por el futuro de la exploración espacial durante el gobierno del republicano.
Antes, las misiones de la agencia espacial estadounidense eran grandiosas. "Pero ahora tenemos problemas mayores", agregó el entonces candidato. Más allá de aquel momento, el nuevo presidente de Estados Unidos apenas ha mencionado el tema, salvo para afirmar que ama la NASA y "todo lo que representa". Con declaraciones de este tipo, en el sector espacial estadounidense reina la confusión, especialmente en la sede de la NASA. ¿Qué quiere Trump? Y, sobre todo, ¿qué no quiere?, son algunas de las preguntas que se hacen los expertos.
Por ahora, el mandatario republicano no ha realizado ningún anuncio ni dicho nada concreto. Él y su equipo "tienen que averiguar primero cómo liderar un Gobierno", ironiza el experto espacial Keith Cowing en el Houston Chronicle. "No creo que haya grandes planes para la NASA. Es lo último en lo que estarán pensando". Así las cosas, a los más de 17 mil empleados de la NASA no les queda otra que esperar y, mientras tanto, interpretar rumores e indicios. ¿Un cambio en el destino de próximas misiones espaciales?
De todas formas, los recortes presupuestarios anunciados por Trump no auguran nada nuevo para las misiones con altos costos y a largo plazo de la agencia espacial estadounidense. Es por esto, que la primera pregunta que se plantean muchos observadores es: ¿Hacia dónde?, el "Viaje a Marte" es desde hace algunos años el eslogan publicitario de la NASA, un caro objetivo apoyado por el ex Presidente Barack Obama. La NASA ya envió en el pasado robots y sondas al planeta rojo y el objetivo era que para 2030 llegaran también astronautas.
Sin embargo, Trump podría dar prioridad a regresar a la Luna, un plan que apoyan muchos republicanos, pero que Obama rechazó. Noticia relacionada Cómo la elección presidencial de EE.UU. podría afectar el futuro de la NASA Cómo la elección presidencial de EE.UU. podría afectar el futuro de la NASA
Los objetivos serían la búsqueda de recursos y la exploración de un espacio para un asentamiento humano. Algo que rechazó recientemente en The New York Times el ex científico jefe de la NASA John Grunsfeld: "La Luna es un lugar agradable para una visita, pero nadie querría vivir allí. Volar a Marte es lo que volvería a engrandecer a la NASA".
La agencia espacial estadounidense ya está desarrollando sistemas de lanzamiento y cápsulas de transporte para vuelos con personas. Así, para 2018 se prevén las primeras pruebas del Space Lauch System (SLS) y la cápsula Orión. Pero el proyecto es extremadamente caro y en el pasado, Obama habló incluso de acabar con él.
En este marco, tampoco está claro si finalmente se pondrá en marcha la misión tripulada para desviar un asteroide (ARM), prevista para 2020. Uno de los proyectos que probablemente sí continuará, es el desarrollo del casi terminado telescopio espacial James Webb, heredero más potente del Hubble, un proyecto iniciado hace décadas.
Trump se ha mostrado abierto a la cooperación con socios privados, algo que la NASA ya viene haciendo con empresas como SpaceX y Orbital Sciences.
Este año se prevé que sean empresas privadas quienes lleven a astronautas estadounidenses a la Estación Espacial Internacional (EEI), poniendo fin a la dependencia de Rusia de la que Trump acusó una vez a Obama vía Twitter.
El futuro de la investigación sobre el cambio climático Quienes están especialmente preocupados son los científicos de la NASA dedicados a la investigación climática. La agencia espacial gestiona una gigantesca red de satélites y estaciones que recoge y publica datos sobre todo tipo de fenómenos climáticos y temporales.
Estos datos suponen la base de las investigaciones de incontables científicos en todo el mundo, además de ser clave para el transporte marítimo, la agricultura, las predicciones meteorológicas y las alertas de catástrofes. Sin embargo, los dos asesores de Trump en la materia, Robert Walker y Peter Navarro, se mostraron muy escépticos el año pasado. Noticia relacionada
Los estudios del cambio climático de la NASA estarán en peligro bajo el gobierno de Trump Los estudios del cambio climático de la NASA estarán en peligro bajo el gobierno de Trump
La NASA se concentra demasiado en "la observación políticamente correcta del medio ambiente", sostienen. En lugar de eso, debería "centrarse en actividades en lo más profundo del universo, no en el trabajo en la Tierra, que pueden liderar mejor otras instituciones".
Una de estas organizaciones es la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), detallaron los políticos. Por el momento, no está claro si el presupuesto para la NASA y las investigaciones científicas se mantendrá. En el terreno personal, Trump deberá tomar también algunas decisiones en la NASA. Poco antes de los comicios, su administrador -y primer afroamericano en el puesto-, Charles Bolden, anunció su dimisión. Se rumorea que podría sucederle el republicano Jim Bridenstine, de Oklahoma.
No obstante, el equipo de transición nombrado por Trump lleva sobre todo el sello del predecesor de Bolden, Michael Griffin, señalan expertos. Tras las elecciones, Bolden intentó tranquilizar a sus colaboradores enviándoles una circular. Según les decía, tanto demócratas como republicanos respaldan el trabajo de la NASA. Pero ya antes había dicho que "cualquiera que afirme que sobrevivirá con seguridad a un traspaso de poder está loco".
 Fuente: Emol.com - http://www.emol.com

Monday, 16 January 2017

MUERE EL ÚLTIMO HOMBRE QUE ESTUVO EN LA LUNA

Fallece Gene Cernan


gene-cernan
Gene Cernan. Foto: Unimexicali.
Agencias
17 de enero, 2017
Gene Cernan, astronauta retirado de la NASA y el último hombre que estuvo en la Luna, ha fallecido a los 82 años.
Cernan fue el comandante de la aeronave Apollo 17, la última misión tripulada que Estados Unidos envió al satélite de la Tierra. Ese envío supuso el primer lanzamiento tripulado nocturno que realizó la NASA y estableció otros récords en la historia aeroespacial.
Nació en Chicago en 1934. Fue uno de los tres hombres que ha viajado a la luna en dos ocasiones (los otros dos son Jim Lovell y John Young) y uno de los doce hombres que caminaron sobre su superficie. Orbitó la luna en el Apolo 10 y alunizó en el Apolo 17.
Gene fue el primer humano en escribir sobre la superficie de otro cuerpo celeste. Antes de retornar en de diciembre de 1972, condujo aproximadamente una milla de distancia del módulo lunar y grabó en el suelo lunar las iniciales “TDC” de su hija Tracy de modo que pudiera verse tras el despegue al día siguiente. Dada la ausencia de erosión en la superficie de la Luna, esas iniciales podrían durar miles de años.
En su etapa como astronauta en activo, Cernan completó 566 horas en el espacio, de las cuales 73 fueron sobre la superficie lunar. En 1976 se retiró de la NASA y de la Armada, con el rango de Capitán de Navío.
Foto: NASA.
Gene Cernan. Foto: NASA.

Wednesday, 11 January 2017

LA LUNA ES SUPER VIEJA

Científicos descubrieron que la Luna podría ser más vieja de lo pensado

Un nuevo estudio surge del análisis de los fragmentos recogidos por la misión Apolo 14
Agencias
El nuevo estudio de fragmentos recogidos por la misión Apolo 14 sugiere que la Luna se solidificó hace unos 4.500 millones de años, durante los primeros 60 millones de años tras el nacimiento del aistema aolar, y es más vieja de lo pensado.
Establecer la edad de la Luna es fundamental para entender la evolución de sistema solar y la formación de los planetas rocosos, entre ellos la Tierra, pero nunca fue determinada con precisión.
Algunos científicos sugieren que la Luna se formó en los cien años posteriores al nacimiento del sistema solar, mientras que otros defienden una creación posterior, entre 150 y 200 millones de años.
El último estudio, que publica este miércoles Nature y ha sido realizado por expertos de las universidades estadounidenses de California, Chicago, Princeton y Berkeley, presenta una nueva datación de algunos fragmentos de circón recogidos por la misión de la NASA Apolo 14, que pisó la Luna en enero de 1971.
Los científicos, encabezados por Melanie Barboni, de la Universidad de California, analizaron ocho fragmentos de circón que habían quedado de estudios previos, a los que aplicaron el método de datación uranio-plomo, corregido con la exposición de los rayos cósmicos y el análisis isotópico del hafnio.
Los resultados combinados situaron la formación de la Luna aproximadamente en los 60 millones de años después del nacimiento del sistema solar.
Otro estudio publicado esta semana por la revista Nature Geoscience señalaba que la Luna podría haberse formado por una serie de grandes impactos, en lugar de ser resultado de una colisión gigante única, lo que explicaría por qué parece estar compuesta en su mayor parte por material similar al de la Tierra y no por una mezcla de restos terrestres y de otro planeta.

Monday, 9 January 2017

ESPECTACULARES VISTAS DE LA TIERRA Y LA LUNA, VISTAS DESDE MARTE

Así se ven la Tierra y la Luna fotografiadas desde Marte

La imagen fue capturada en noviembre pasado por el Orbitador de Reconocimiento de Marte, de la NASA. Las imágenes más impactantes de la Tierra desde diferentes posiciones
Capturada a más de 200 millones de kilómetros de distancia, el Orbitador de Reconocimiento de Marte (MRO, por sus siglas en inglés) de la NASA tomó una imagen de la Tierra y la Luna desde Marte.
La foto es el resultado de dos disparos con diferentes posiciones.
En la imagen se puede observar que la Tierra es mucho más brillante que la Luna. Asimismo, la misma fue reconstruida de acuerdo con las dimensiones y la posición del planeta y su satélite, según lo consignado por el periódico italiano La Repubblica.
La fotografía fue capturada el pasado 20 de noviembre de 2016.
Sin embargo, no es la primera vez que el MRO toma una fotografía de la Tierra. La última vez fue en 2007.
El diario italiano realizó una recopilación de las imágenes más impactantes.
La Tierra y la Luna en otra imagen del Orbitador de Reconocimiento de Marte, tomada en octubre de 2007
La Tierra y la Luna en otra imagen del Orbitador de Reconocimiento de Marte, tomada en octubre de 2007.
La primera imagen de la Tierra desde la recuperación de la órbita lunar, tomada por Lunar Orbiter 1 el 23 de agosto de 1966
La primera imagen de la Tierra desde la recuperación de la órbita lunar, tomada por Lunar Orbiter 1 el 23 de agosto de 1966
La famosa foto desde el Apolo 8, la primera con hombres a bordo para llegar a la órbita lunar 
La famosa foto desde el Apolo 8, la primera con hombres a bordo para llegar a la órbita lunar.
La nave espacial Messenger de la NASA tomó esta fotografía de la Tierra y la Luna a unos 183 millones de kilómetros
La nave espacial Messenger de la NASA tomó esta fotografía de la Tierra y la Luna a unos 183 millones de kilómetros.
La Luna y la Tierra fotografiadas por la misión Curiosity en 2014
La Luna y la Tierra fotografiadas por la misión Curiosity en 2014.

Imagen de Saturno capturada por la sonda Cassini
Imagen de Saturno capturada por la sonda Cassini 
Fotos: Matteo Marini
INFOBAE 

Thursday, 5 January 2017

CÓMO VIVIRÁN LOS EXPLORADORES DE MARTE

La NASA construirá un iglú. El hielo es la solución perfecta: es el material más seguro, práctico y fácil de disponer sin grandes envíos de maquinaria robótica desde la Tierra

Una proyección artística de la casa de hielo en Marte. 
Cuando los astronautas estadounidenses lleguen a Marte —hacia 2030, según anunció el presidente Barack Obama—, se quedarán varios meses, no una cuestión de días, como los que participaron en las misiones Apolo a la Luna. No los espera un hotel cinco estrellas: la superficie de Marte tiene temperaturas extremadamente altas y una atmósfera que no protege contra la radiación. Pero, según anunció la NASA, los esperará una casa de hielo: el material más seguro, práctico y fácil de disponer sin grandes envíos de maquinaria robótica desde la Tierra.
La idea del iglú marciano les resultó extraña en comienzo a los científicos e investigadores del Centro de Investigación Langley (LRC) de la agencia en Hampton, Virginia: "original" y "un poco loca", la calificó el ingeniero de sistemas principal del LRC, Kevin Vipavetz, quien dirigió el encuentro para discutir el diseño. Pero pronto se impuso sobre las alternativas en competencia porque a los participantes les resultó "una solución razonable desde el punto de vista de la ingeniería".
El Directorio de Tecnología Espacial para Misiones (STMD) privilegió tanto la creatividad como la viabilidad del proyecto, que parece una suerte de tubo interior inflable —liviano y fácil de transportar— protegido por un revestimiento exterior de hielo —que se hará en el planeta mismo, que cuenta con reservas de agua— y complementado con objetos impresos en 3D.El interior del iglú marciano, según el proyecto que eligió la NASA

El interior del iglú marciano, según el proyecto que eligió la NASA
En su estudio y en el desarrollo el concepto el LRC se asoció al colectivo de investigación arquitectónica y espacial que formaron SEArch (Space Exploration Architecture) y Clouds AO (Clouds Architecture Office), premiados finalmente por su Iglú de Marte.
Los bordes de la casa inflable se llenan con agua que, se estima, se puede extraer del subsuelo marciano a una tasa de un metro cúbico (1.000 litros, o 264 galones) por día, lo cual permitiría completar el primer paso en 400 días como máximo. "Otro beneficio central es que el agua, una sustancia rica en hidrógeno, es un material excelente para la protección contra los rayos cósmicos galácticos", explicó el comunicado de la NASA. Esa clase de radiación de alta energía "es uno de los riesgos mayores de una estadía prolongada en Marte", enfatizó la central espacial. "Puede pasar a través de la piel y en su camino dañar las células o el ADN, lo cual implica un aumento de la probabilidad de cáncer años después o, en su punto peor, el síndrome de irradiación aguda", que es letal.


Corte lateral que muestra el interior
Corte lateral que muestra el interior
Debido al problema de la radiación, se había pensado en hábitats subterráneos, pero eso hubiera requerido el envío de equipo robótico pesado desde la Tierra. Además, quienes vivieran en esos apartamentos enterrados no verían la luz del día, cosa que la casa de hielo permitirá. "Todos los materiales que hemos elegido son translúcidos, así que alguna luz diurna exterior podrá pasar y hacer que uno se sienta en una casa, no en una caverna", dijo el principal investigador del proyecto iglú, Kevin Kempton.
También existe la posibilidad de reciclar esa agua: si se la convierte en combustible para el Vehículo de Llegada a Marte (MAV), y se transformaría en una reserva para la misión siguiente.


Un jardín interior generará oxígeno
Un jardín interior generará oxígeno
El hielo tendrá zonas más gruesas, allí donde habiten los exploradores. "Los investigadores también tienen que considerar una gran cantidad de espacio de trabajo que sea flexible, de modo tal que la tripulación pueda reparar el equipo robótico en el interior, sin la limitación de los trajes presurizados", dijo como ejemplo el comunicado. "Así que para regular las temperaturas dentro de la casa de hielo, se utilizará una capa de dióxido de carbono —un gas que existe en Marte— a modo de aislante entre el espacio de vida y la capa más gruesa de hielo".


Otra vista de cómo será el acceso
Otra vista de cómo será el acceso
El hecho de utilizar materiales locales es de máxima importancia. La investigadora de LRC Sheila Ann Thibeault dijo que hallarlos fue crucial no sólo para evitar la logística del transporte: "Los componentes que se utilizan para hacer la casa de hielo deberán resistir muchos años de uso en el ambiente duro de Marte, que incluye radiación ultravioleta, radiación corpuscular cargada, posiblemente algo de oxígeno atómico, percloratos y tormentas de polvo, aunque no sea tan severo como en la película El Marciano".
INFOBAE

Monday, 2 January 2017

LOS FENÓMENOS DEL UNIVERSO QUE SE VERÁN EN 2017

Los fenómenos astronómicos más increíbles de 2017


La Luna tendrá dos eclipses, uno penumbral en el que su aspecto se torna semioscuro y con tonos rojizos. Foto: Getty.
La Luna tendrá dos eclipses, uno penumbral en el que su aspecto se torna semioscuro y con tonos rojizos. Foto: Getty.
El 2017 trae múltiples recompensas para los admiradores de los eventos astronómicos, incluidos dos espectaculares eclipses de sol que se podrán apreciar en el continente americano.
El cielo en Norteamérica tendrá su primer eclipse total de sol en casi 70 años, por lo que ya ha sido nombrado como el “eclipse del siglo”.
Pero también Sudamérica tendrán un eclipse anular, lo que dejará ver un asombroso “anillo de fuego” en la región de la Patagonia.
A eso se suman dos eclipses de luna, una superluna y un montón de lluvias de estrellas a lo largo del año, según un recuento de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Eclipses para todos los gustos

El "anillo de fuego" se verá en Sudamérica con el eclipse de sol anular. El mejor punto será la región de la Patagonia argentina y el sur de Chile. Foto: Getty.
El “anillo de fuego” se verá en Sudamérica con el eclipse de sol anular. El mejor punto será la región de la Patagonia argentina y el sur de Chile. Foto: Getty.
El primer eclipse de sol del año tendrá lugar el 26 de febrero y será un eclipse anular: la Luna cubrirá parcialmente al sol de manera que en su fase máxima se apreciará una corona de luz.
El mejor punto para ver este eclipse será el sur de Argentina (Comodoro Rivadavia) y Chile (Puerto Aysen), donde podrá contemplarse un 100% de este fenómeno. En las ciudades de Buenos Aires, Santiago de Chile y Montevideo, el eclipse será de un 60%.
El segundo eclipse solar tendrá lugar el 21 de agosto y será un eclipse total. Es decir, la estrella será cubierta en toda su circunferencia, y podrá apreciarse en Norteamérica, principalmente a lo largo del territorio de Estados Unidos.
Desde el sur de la costa Este hasta el norte de la costa Oeste podrá apreciarse en distintas fases, pero su punto máximo de oscuridad se dará entre los estados de Ohio, Kentucky y Virginia Occidental y durará 2:40 minutos. Ciudades fronterizas del norte de Méxicopodrán alcanzar a percibir un eclipse de 60%.
Poco antes, el 7 de agosto tendrá lugar un eclipse parcial de luna. Y el 11 de septiembre en el continente americano se podrá apreciar un eclipse lunar penumbral, que se produce cuando la Luna queda en la sombra que hace la Tierra al interponerse frente al Sol y solo se oscurece ligeramente.
Por lo demás, si 2016 fue el año de las superlunas, en 2017 solo habrá una, el 3 de diciembre, que no superará en tamaño a las del año anterior.

10 lluvias de estrellas

Las Perseidas son una de las lluvias de meteoros más visibles y de las que más número de avistamientos hay. Foto. Getty.
Las Perseidas son una de las lluvias de meteoros más visibles y de las que más número de avistamientos hay. Foto. Getty.
Las lluvias de estrellas en realidad son lluvias de meteoros, los fragmentos de objetos astronómicos como los cometas que se queman al ingresar a la atmósfera terrestre.
Este 2017 habrá 10 momentos de este fenómeno en sus diversos tipos, que reciben sus nombres de las constelaciones.
El 3 de enero, por ejemplo, se podrá ver a las Cuadrántidas. Es una lluvia que se da en los primeros cinco días de cada año en la constelación Bootes y recibe su nombre por la antigua constelación Quadrans Muralis.
LasLíridas, por su parte, reciben su nombre por la constelación Lira. Se podrán ver de 10 a 20 meteoros en su hora pico, en la noche del 22 de abril.
El4 de mayoes el turno de las Eta Acuáridas. Esta lluvia de estrellas se caracteriza por la alta velocidad de sus meteoros procedentes del cometa Halley y reciben su nombre por la constelación de Acuario.
Mientras que lasDelta Acuáridas se podrán observar el27 de julio.Son meteoros débiles más perceptibles desde el hemisferio sur, y aunque su origen es desconocido, la NASA cree que pueden venir del cometa 96P Machholz.
Las Perseidas también son meteoros de alta velocidad, en la constelación de Perseo. Esta lluvia, que se podrá ver el 12 de agosto, estará entre las tres mayores lluvias del año.
Mientras que las Oriónidas, consideradas por la NASA una de las lluvias más bellas del año, se podrán ver el 21 de octubre.
Estos meteoros también son fragmentos del cometa Halley que se ubican en la constelación de Orión y se podrán ver tanto en el hemisferio norte como en el sur justo después de la media noche.
Noviembre es el mes con más actividad de lluvia de meteoros y este año empieza el día 5 con las Táuridas del Sur, que solo pueden apreciarse desde ese hemisferio.
LasTáuridas del Norte, por su parte, serán visibles en el hemisferio norte el12 de noviembre. Ambas se caracterizan por su caída lenta que dibuja una mejor trayectoria y con más brillo.
Y el 17 de noviembre será el turno de las Leónidas ,las que alcanzan una de las más rápidas velocidades al entrar a la Tierra (71 km/s) y proceden del cometa Tempel-Tuttle en la constelación de Leo.
Por último, el año cierra el 14 de diciembre con la lluvia de las estrellas conocidas comoGemínidas.
Su nombre viene de la constelación de Géminis y para la NASA son consideradas como “una de las mejores y más confiables lluvias anuales de meteoros” que pueden verse en todo el planeta.
 BBC