(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
Mi cuerpo está suspendido en el aire, y eso es todo lo que puedo hacer para respirar. Todo a mi alrededor está encalado. El techo acolchado y el piso se han vuelto borrosos. No estoy moviendo conscientemente un músculo, pero me estoy moviendo. Y me río, incontrolablemente, porque mi mente no puede aceptar lo absurdo de lo que mi cuerpo sabe que es verdad: estoy volando.
Estoy a bordo de un Boeing 727 propiedad de Zero Gravity Corp. Es el único avión comercial que ha sido aprobado por la Administración Federal de Aviación para llevar a los pasajeros en un viaje que recrea la ingravidez del espacio. Sin salir de la atmósfera, el avión, conocido como G-Force One, vuela hacia arriba y luego se lanza hacia la Tierra en un patrón parabólico, creando un entorno de gravedad cero en su cabina.
A bordo del G-Force One, he perdido todo sentido de arriba y abajo, izquierda y derecha, espacio y tiempo. Incluso mi espíritu se siente más ligero. Llevo 7 años viviendo un sueño recurrente en el que me veo planeando sobre árboles, campos y pueblos. Mientras floto en un mar de pies, un hombre de 150 kilos pasa navegando lentamente, acurrucado en posición fetal. La mirada en su rostro refleja la mía: absoluto desconcierto.


(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
Un entrenador de vuelo está frente a mí, preparado con una botella de agua. La boca de mis compañeros se frunce, compitiendo por el cebo. Una mujer que trata de atrapar el agua en su boca se pierde, y un pego parecido al mercurio se desliza por su rostro. Cuando extiendo la mano para tocar una masa de agua que tiembla ante mí, mi dedo corta a través de su centro. Donde había una orbe, ahora hay dos. Se alejan el uno del otro, lejos de mí. Es un regalo de la física, pero se siente como magia.
Tengo una tendencia a buscar experiencias notables: eclipses, tornados, vastas migraciones de animales. Nunca he estado particularmente interesado en el espacio, pero durante mucho tiempo he estado intrigado por la capacidad de viajar para estirar los límites de la percepción. Así que cuando conocí a un ex participante de Zero G que se refirió a su vuelo como el viaje "más inspirador" de su vida aventurera, comencé a investigar sobre cómo reservar un pasaje.


(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
El vuelo parabólico se desarrolló en la década de los cincuenta como una forma de explorar la naturaleza de la gravedad cero, y la NASA lo utilizó durante mucho tiempo para la investigación y el entrenamiento. Es la única forma de lograr la verdadera ingravidez sin abandonar la atmósfera de la Tierra.
Zero G, con sede en Arlington (Virginia), fue fundada en 1993, pero no se autorizó para vuelos comerciales hasta 2004. G-Force One maniobra en grados tan agudos que las regulaciones existentes habrían requerido que los pasajeros usen paracaídas. Durantes años, la FAA parecía perpleja hasta el punto de la inacción por la idea de un vuelo comercial de gravedad cero. Según los representantes de Zero G, los funcionarios de la FAA, a veces, se preguntaban en voz alta: ¿Quién en el mundo querría hacer esto?


(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
Hoy, lo que antes solo era accesible para científicos y astronautas es una experiencia abierta para todos. Las entradas son caras, USD 4,950, pero más de 15,000 personas de entre 9 y 93 años han volado en G-Force One a lo largo de los años. El avión regularmente va al aeropuerto para dar mejor acceso a diferentes regiones. Es una reminiscencia de cómo en la década de los veinte, cuando los aviones todavía eran extraños, los pilotos conocidos como barnstormers llevaban sus vehículos por todo el país para dar paseos emocionantes. "Existe la idea errónea de que tienes que estar en gran forma o ser de alguna manera especial para poder hacer esto. Pero eso no es cierto. Esta es una experiencia de turismo espacial de puerta de enlace", remarca Tim Bailey, director de vuelo de Zero G.
De hecho, Zero G proporciona una visión de un futuro no muy lejano, cuando los viajes espaciales sean una parte más estándar de la existencia humana. Solo 560 personas han viajado al espacio, pero el aumento del turismo espacial comercial pronto aumentará radicalmente ese número. Elon Musk, a quién la BBC ha llamado "loco y brillante", intenta construir una colonia en Marte. Su compañía, Space X, planea llevar a dos turistas en un viaje alredor de la Luna en 2018. Jeff Bezos, dueño de The Washington Post, imagina a millones de personas haciendo su trabajo diario en el espacio y ha fundado una compañía, Blue Origin, para que esto suceda. La compañía de vuelos espaciales comerciales de Richard Branson, Virgin Galactic, ha declarado que tiene el objetivo de "democratizar el acceso al espacio".(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)


(Steve Boxall/Cortesía de Zero Gravity Corp/The Washington Post)
Un viaje en la nave espacial de Virgin Galactic costará USD 250,000. Sin embargo, a pesar del shock publicitario, aproximadamente 700 personas, de 50 países, se han registrado, aunque la compañía no tiene fecha de lanzamiento. Virgin Galactic ya ha alistado a más personas que todas las que han viajado al espacio en toda la historia humana.
Sin duda, el turismo espacial, una vez experimentado a gran escala, afectará a la humanidad y no solo porque abrirá nuevas oportunidades de vacaciones, sino porque podría remodelarnos social, cultural y emocionalmente. La experiencia que Zero G me dio me permitió ver una ventana de cómo podría desarrollarse esto: cómo los viajes espaciales podrían resultar consecuentes. Incluso hay una posiblidad de que mejore la vida en la Tierra.