Sunday, 5 August 2018

LA VIA LACTEA TUVO UNA HERMANA...

La Vía Láctea tuvo una galaxia hermana que fue devorada por Andrómeda hace miles de millones de años.

El cuerpo -denominado M32p- habría sido, en algún momento, la tercera más grande del grupo que conforman 54 galaxias en las cercanías de nuestra posición en el Universo.

Redactado por Camila Díaz S., Emol 6 Agencias
Una extraña revelación realizaron científicos esta semana tras la publicación de un estudio que demuestra la existencia de una galaxia hermana de la Vía Láctea -en que se encuentra nuestro Sistema Solar-, pero que fue devorada por la gigante Andrómeda hace miles de millones de años.
Andrómeda es considerada la mayor galaxia dentro del Grupo Local, como denominan los astrónomos a la zona del Universo en que nos encontramos y que contiene 54 galaxias, un récord que ha alcanzado gracias a lo que los científicos creen es la colisión y apropiación de cientos de otras galaxias.
Ahora, un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, liderados por el académico de Astronomía, Eric Bell, ha detallado la existencia de una galaxia hermana a la Vía Láctea que fue absorbida por Andrómeda, un destino que -para muchos expertos- es el mismo que sufrirá nuestra propia galaxia. Se trata de M32p, un cuerpo celeste que era al menos 20 veces más grande que cualquier otra galaxia que haya sido integrada con la Vía Láctea en el curso de su vida.
De acuerdo a los académicos, es muy posible que en algún momento haya sido la tercera más grande en el Grupo Local después de Andrómeda y la propia Vía Láctea.
"Fue muy sorprendente darnos cuenta de que la Vía Láctea tenía una hermana más grande y que nunca supiésemos de ella", comentó Bell tras la publicación del estudio en la revista
Los investigadores llegaron a esta conclusión tras encontrarse con un ligero rastro de estrellas en los límites de Andrómeda, los que detallaron que llegaron hasta ahí muy probablemente como el resultado de la trituración de una única y gran galaxia, evento que habría ocurrido hace cerca de dos mil millones de años.
"Fue un momento 'Eureka'", comentó Richard D'Souza, otro participante de la investigación, agregando que "nos dimos cuenta de que podemos utilizar esta información del rastro estelar externo de Andrómeda para inferir las propiedades de estas galaxias devoradas".
 Fuente: Emol.com

No comments:

Post a Comment