Monday, 24 September 2018

AL ENCUENTRO DE LAS PRIMERAS GALAXIAS

  La luz de la edad oscura: Al encuentro de las primeras galaxias.

Felipe Barrientos
 La radiación del fondo cósmico de microondas se produce al final de una época espectacular en donde la densidad y temperatura del universo eran muy altas.
Y esto tan solo, a menos de 400 mil años después del big bang. Antes de este momento, los núcleos atómicos y los electrones compartían una densa sopa cósmica en donde, continuamente, se transferían energía unos a otros.
Esta transición se produjo porque la temperatura del universo bajó lo suficiente como para que las partículas se movieran más lentamente, permitiendo así que los electrones libres fueran capturados por los núcleos atómicos (en su mayoría de hidrógeno) y formaran átomos neutros.
 La época después de la formación del fondo de microondas se conoce como edad oscura. Esto porque el universo parece lleno de una espesa neblina, formada principalmente por hidrógeno, y todavía sin estrellas. Incluso después de la aparición de las primeras estrellas y galaxias, el universo permaneció oscuro por un tiempo.
Esto porque ellas producen suficiente energía para ionizar sólo su relativamente pequeño entorno, lo que se traduce en algo así como una burbuja a su alrededor. Hoy sabemos que el universo está ionizado porque podemos ver objetos a grandes distancias, quedando sólo rastros de la espesa neblina.
Sabemos entonces que el universo tuvo un período de reionización entre algún momento después de la producción del fondo de microondas y hoy.
Las primeras evidencias muestran que el fin de edad oscura ocurrió entre unos 200 a 700 millones de años después del big bang, cuando había suficientes “burbujas” ionizadas de modo que ellas se encontraban superpuestas.
 El momento en que esto ocurre contempla una proporción considerable y fundamental de nuestros modelos de formación de estructuras y además, aún no lo conocemos con mucha precisión. Un equipo de astrónomos estadounidenses, chinos y chilenos comenzamos un proyecto para determinar el momento, y las condiciones, de cuándo se produjo la reionización del universo.
El proyecto Galaxias Lyman Alpha en la Época de Reionización (o LAGER en inglés) ocupa los grandes telescopios del norte de nuestro país. Utilizamos la cámara de gran tamaño DECAM (Dark Energy Camera) en el telescopio de 4 metros del observatorio de Cerro Tololo para obtener las imágenes a estudiar.
Un filtro especialmente diseñado y decenas de horas de toma de datos, en unos pocos campos de observación, nos ha permitido seleccionar algunas candidatas a galaxias presentes hacia el final de la época de reonización.
Además, con el telescopio de 6,5 metros de Magallanes, en la tercera región, hemos podido confirmar la naturaleza de casi una decena de ellas. Los primeros resultados indican que las galaxias más brillantes son capaces de producir “burbujas” más grandes como era de esperar.
Cuando (terminemos) el proyecto llegue a su término en un par de años más, lograremos tener uno de los censos más completos de esta importante etapa en la vida del universo. Es muy posible que estas galaxias sean los objetivos naturales del nuevo telescopio espacial James Webb, que se pondrá en órbita en un par de años más.
-
 Felipe Barrientos: Doctor en astronomía de la Universidad de Toronto (Canadá). Actualmente es profesor asociado del Instituto de Astrofísica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, miembro del Centro de Astro-Ingeniería UC, investigador del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA) y del Instituto Milenio de Astrofísica (MAS).
EMOL

No comments:

Post a Comment