Friday, 19 October 2018

NUEVA TAREA PARA NUEVOS HORIZONTES

 
En una columna anterior revisamos el paso de la nave New Horizons por Plutón. Ahora, la sonda continúa su travesía por los confines del Sistema Solar, atravesando el Cinturón de Kuiper. Esta región está poblada por millones de los llamados objetos transneptunianos (TNOs, por su sigla en inglés), cuerpos helados de distintos tamaños, siendo Plutón uno de los más grandes conocidos. Aún así, el Cinturón de Kuiper está mayormente vacío y lo más probable sería que la New Horizons no se encontrara con nada en su camino, sino fuera por un hallazgo reciente.

Para sacarle el máximo provecho a la nave, los científicos a su cargo decidieron buscarle un nuevo destino. Primero, usaron telescopios en la Tierra, pero no encontraron ningún TNO al que pudiera llegar fácilmente. Sólo usando el Telescopio Espacial Hubble descubrieron un objeto de tamaño apreciable, unos 30 kilómetros, que la New Horizons puede alcanzar. El objeto fue denominado “Ultima Thule”, expresión de la literatura clásica para referirse a un lugar más allá del mundo conocido. De hecho, a 43,4 UA (unidades astronómicas), será el objeto del Sistema Solar más lejano jamás visitado, cuando la sonda lo sobrevuele el 1 de enero del 2019.

Pero estudiar a Ultima Thule no es fácil. Incluso con el Hubble, la mayoría de los TNOs se ven como un punto. Para aprender más sobre ellos, los astrónomos deben aprovechar “ocultaciones”. Esto es, el paso del TNO justo por delante de una estrella, bloqueando la luz de ésta. Tal como en un eclipse solar, el TNO proyecta una sombra sobre la superficie terrestre. Esta sombra tiene el mismo tamaño que el objeto, y su movimiento hace que la estrella se oculte sólo por unos pocos segundos. Ambos factores hacen que observar una ocultación sea un desafío considerable. Sin embargo, el resultado puede ser muy valioso. De hecho, cubriendo el camino de la sombra con telescopios, y midiendo precisamente cuánto dura la ocultación en cada lugar, es posible obtener la forma de la sombra proyectada y, así, tener una buena idea de la forma del objeto.

Esto es precisamente lo que hicieron el año pasado los científicos de la NASA junto con colegas argentinos. Con 24 telescopios se instalaron en el sur del país trasandino para esperar que Ultima Thule pasara frente a una estrella. El mal tiempo casi impide las observaciones, pero por suerte la pericia de los observadores y la ayuda de la comunidad local permitieron que cinco de los telescopios lograran medir la ocultación.

Los resultados son espectaculares. La forma de la sombra indica que Ultima Thule no es regular, sino que es muy alargado o está formado por dos lóbulos como el cometa 67P. Incluso podría ser un objeto binario, formado por dos TNOs que se orbitan mutuamente.

Esta última opción es muy interesante. Suena exótico, pero se estima que más del 10% de los TNOs serían binarios. Recordemos que los TNOs, así como los asteroides y cometas, son restos del Sistema Solar primitivo y estudiarlos nos ayuda a entender cómo se formaron los planetas. En particular, la existencia de muchas binarias parece indicar que hubo una gran densidad inicial de TNOs, dispersados luego por procesos de migración planetaria.

Una nueva ocultación se produjo en agosto de este año, y fue observada exitosamente desde Colombia y Senegal. Esperamos con entusiasmo que termine el análisis de los datos, tras lo cual se podría confirmar, finalmente, que Ultima Thule es una binaria. Aún más, esperamos el paso de la New Horizons el 1 de enero. La vara está alta para la sonda después de Plutón, pero quizás haya sorpresas aún más interesantes en los confines del Sistema Solar.

**********************
Jorge Cuadra: Doctor en astronomía de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich (Alemania). Fue investigador postdoctoral de la Universidad de Colorado (EE.UU.), del Observatorio de Shanghai (China) y del Instituto Max Planck de Astrofísica (Alemania). Actualmente es Profesor Asociado del Instituto de Astrofísica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Jefe del Max-Planck Partner Group sobre el Centro Galáctico en esa universidad, Investigador Asociado del Núcleo Milenio de Formación Planetaria, y miembro del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA).

No comments:

Post a Comment